Es en el marco del Día Mundial de la lucha contra el Cáncer de Cuello Uterino.

El ministerio Salud y Desarrollo Social convocó a todas las mujeres de 30 a 64 años a realizarse los controles necesarios para prevenir el Cáncer de Cuello de Útero; y recordó que en todos los establecimientos públicos de Salud pueden realizar el PAP (Papanicolaou), el test de Virus del Papiloma Humano (VPH) y aplicarse la vacuna. Además, recordó que se curan el 80 por ciento de las lesiones por el virus del VPH.

Todos los 26 de marzo se celebra mundialmente el día de la lucha contra el Cáncer de Cuello Uterino (CCU) con el fin de concientizar y sumar esfuerzos para prevenir y diagnosticar tempranamente este tipo de cáncer. En la provincia existe hace varios años el programa provincial de Prevención y Abordaje Integral del Cáncer de Cuello Uterino.

El CCU es causado por algunos tipos de VPH (más de 100 tipos) es muy frecuente y la mayoría de las personas lo contraen en algún momento de sus vidas. Tener el virus no significa que se va a desarrollar cáncer de cuello. Puede permanecer en el cuerpo sin provocar síntomas durante años. En muchos casos, el virus desaparece solo, sin causar ninguna manifestación o síntoma en el cuerpo, pero en otros el virus se torna persistente, pudiendo provocar lesiones que con el tiempo pueden convertirse en cáncer.

El test de VPH

Lorena Cabrera, integrante del Servicio de Ginecología del Hospital Castro Rendón, recordó que el test de VPH se incorpora en la provincia en noviembre del año 2014, “permitiéndonos detectar lesiones en el cuello del útero en pacientes asintomáticas, es decir nos permite llegar antes de que se desarrolle el cáncer”.

La población objetivo son todas las mujeres desde los 30 años y hasta los 64 que no tengan obra social, aunque el sistema de salud acerca este tipo de estudio también a aquellas que posean cobertura. El test es accesible a todas en los hospitales y centros de salud de la provincia.

La jefa del Servicio de Anatomía Patológica del nosocomio provincial, María MacDonnel,  detalló que “el año pasado “se hicieron 12 mil test, de los casi 14 mil que debían realizarse, pero más de la mitad se realizaron a mujeres que tenían obra social”. Eso significa que la población de mayor riesgo –la que no tiene cobertura– “no está concurriendo al centro de salud y hay que evaluar maneras de poder captarlas y hacer detecciones tempranas, para realizar el tratamiento adecuado si es necesario”.

De las 12mil muestras del virus de VPH que se tomaron en el año 2015, un 20 por ciento dio positivo; y de esos en un 5 por ciento mediante el PAP se encontraron lesiones.  En Argentina se diagnostican 5.000 casos nuevos por año.

Todos los hospitales y centros de salud de la provincia del Neuquén cuentan con los kits para hacer los test de VPH. La mujer concurre al establecimiento a realizar la consulta de rutina, allí el profesional le toma la muestra –test de VPH – y debe ser complementada con la citología (toma de PAP), para detectar si hay lesiones en el cuello del útero o ver cualquier tipo de anomalías (verrugas, entre otras). El PAP es un test sencillo, no produce dolor y  dura sólo unos minutos.

Las muestras se colocan en un tubo y se envían al laboratorio del servicio de Anatomía patológica del hospital Castro Rendón. Allí se analizan por un procesador automático que establece la presencia o ausencia de ADN de los tipos de VPH de alto riesgo oncogénico. El procesado técnico dura cuatro horas y media, mientras que la lectura final se realiza en unos dos minutos. El laboratorio se equipó en el año 2014 permitiendo estudiar este test, que es muy sensible y sofisticado.

Desde el servicio de Anatomía Patológica y Ginecología reforzaron la idea de que es importante que las mujeres se hagan el test de VPH con el Papanicolaou para poder adelantarse y detectar  precozmente; y recuerdan que con el screening detectan lesiones precancerosas, y si esa lesión persiste en el tiempo tienen 10 años de evolución del virus para tratarlo y evitar que se desarrolle el cáncer.

En la provincia se hace hincapié en que a partir de los 25 años todas las mujeres deben hacerse un control ginecológico. Las embarazadas deben tener actualizado sus estudios durante la gestación y controlarse después.

La vacuna

Dentro de las formas de prevención del cáncer cervicouterino se encuentra la vacuna del VPH. La misma se aplica a todas las niñas a partir de los 11 años, son necesarias dos dosis para conseguir la máxima protección. Es gratuita y obligatoria.

En la provincia del Neuquén se empezó a vacunar en el año 2011 a todas las niñas que nacieron en la cohorte del año 2000 y todavía quedan niñas que no se han terminado de vacunar. “Seguimos insistiendo en esto, porque el cáncer de cuello de útero es una enfermedad que afecta a muchas mujeres, y el virus es el precursor del cáncer cuello de útero”, explicó Araceli Gitlein, referente del programa de Inmunoprevenibles.

En relación a la cobertura en la región manifestó que “la vacunación desde que ha comenzado no ha tenido, no solo en nuestra provincia sino en todo el país, buenas coberturas” y comentó que “es una vacuna que tiene mucha prensa negativa en las redes sociales, a los padres le cuesta mucho, tienen miedo”.

Desde la implementación a la fecha en nuestro país lleva más de 3 millones de dosis aplicadas, y no hay efecto adverso grave. Es una vacuna con el respaldo de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

El virus del VPH es muy frecuente en la población tanto de mujeres como de hombres. Se estima que ocho de cada diez 10 personas puede tener el virus una vez en su vida. Se transmite generalmente a través de las relaciones sexuales; y el preservativo tiene un 70 por ciento de efectividad. El hombre puede contagiar así como también lo puede hacer la mujer.

“La vía más frecuente de trasmisión del virus es la sexual. El preservativo ayuda a disminuir el riesgo, pero hay que saber que el virus aparte del cuello del útero, la vagina o el pene, también se aloja en los genitales externos y ano, y en esas zonas el preservativo no protege”, explicó Carolina Lizárraga, toco ginecóloga especialista en patología cervical.

Existen más de 100 tipos de virus y no todos tienen el mismo riesgo. Algunos desarrollan verrugas o lesiones benignas que no evolucionan ni persisten en el tiempo.

Enlaces de interés

http://www.saludneuquen.gob.ar/wp-content/uploads/2015/02/Gu%C3%ADa-de-Abordaje-Integral-del-C%C3%A1ncer-de-Cuello-Uterino.pdf

http://www.msal.gob.ar/inc/index.php/cancer-cervicouterino