Continúan las acciones de prevención por la polilla de la vid

marzo 18, 2010

Las tareas de detección de la plaga resultan difíciles y se trabaja en conjunto con Nación desde hace varios meses.

La dirección provincial de Regulación, Fiscalización y Sanidad -dependiente del ministerio de Desarrollo Territorial- informó hoy que se están realizando controles periódicos para la detección de la polilla de la vid en San Patricio del Chañar, Añelo, Senillosa, Plottier y Chos Malal. Las tareas comenzaron el año pasado y se extenderán hasta el final de esta temporada.

La polilla Lobesia botrana, conocida como polilla del racimo o de la vid, es una mariposilla pariente de la carpocapsa que afecta a los cultivos de uva. Su ciclo biológico implica diversos daños a los viñedos, ya que comienza alimentándose de las flores y en la siguiente etapa ataca a la uva, lo que permite además el ingreso de agentes patógenos. Recientemente se detectó su presencia en la provincia de Mendoza y esto puso en alerta a los productores de esa zona y al Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (Senasa).

En la provincia las tareas comenzaron hace unos meses a través de la dirección general de Sanidad Vegetal y el Senasa, mediante la instalación de trampas con cebos de feromonas que son monitoreadas quincenalmente. Esas muestras se envían para su análisis al Senasa, ya que la identificación del insecto es sumamente compleja. Hasta la fecha no se conocen resultados.

En caso de certificarse la inexistencia de la plaga en Neuquén, la dirección provincial de Regulación, Fiscalización y Sanidad organizará un plan preventivo para evitar su ingreso y los daños directos que causan las larvas que se alimentan de las uvas, además de los daños indirectos que podrían desencadenarse con su presencia, ya que por tratarse de una plaga cuarentenaria podrían levantarse trabas a la comercialización de la uva fresca.