El trabajo se desarrolla desde 2016 y este año involucró la carrera Vuelta al Lago Ruca Choroi. La meta es promocionar la actividad física, la alimentación saludable y la interculturalidad en este paraje y se ejecuta desde el puesto sanitario de Ruca Choroi bajo la coordinación de los agentes sanitarios.

El ministerio de Salud felicitó a las instituciones que desarrollan el Proyecto Local Participativo (PLP) We Rupu–Nuevo Camino de Ruca Choroi, Aluminé. Una de las acciones de este año 2018 fue la carrera Vuelta al Lago Ruca Choroi, que se realizó el pasado 10 de febrero.

Susana Funes, enfermera jubilada –y con una extensa trayectoria comunitaria en el hospital de Aluminé– comentó que colaboró con el armado del PLP We Rupu que en el idioma mapuche significa Nuevo Camino, junto al puesto sanitario de Ruca Choroi, al hospital Aluminé, a la subsecretaría de Salud, al Parque Nacional Lanín, CPEM 14 y a la Escuela N° 58.

El trabajo fue seleccionado en 2016–2017 y sus objetivos son la promoción de la actividad física, la alimentación saludable y la interculturalidad en el paraje. La ejecución del mismo se realiza desde el puesto sanitario de Ruca Choroi bajo la coordinación de los agentes sanitarios Ariel Lican, Leonor González y Nicolás Ñanco.

“A través del PLP, desde el puesto sanitario se logró dar vida a algunas de las estrategias de la promoción de la salud y entramarla con la riqueza del encuentro y el dialogo intercultural”, expresó Funes, y destacó que “estas actividades hacen posible y visible los beneficios para el bien común que tienen la participación, la acción comunitaria y la articulación intersectorial”.

Este año, el 10 de febrero, se desarrolló la carrera alrededor del Lago Ruca Choroi, en la que participaron 64 corredores en un circuito seleccionado entre araucarias, bosques, vados y el lago. Fueron 12 kilómetros de una experiencia de interculturalidad en vivo, entrelazada con los valores de la promoción de la salud.

Las propuestas para niños y niñas fueron diversas. Hubo juegos ancestrales como el Palín (antecesor del hockey) con pautas en castellano y mapuzungun o mapudungún. Esta actividad permitió el encuentro entre generaciones y culturas, ya que participó el grupo de jugadoras de hockey de Aluminé junto a la comunidad mapuche. Entre otras actividades, se desarrolló una mini carrera para los pequeños que se encontraban en el lugar.

El Punto Saludable estuvo presente durante toda la jornada con sus recomendaciones para elegir estilos de vida más sanos y hábitos protectores de la salud con pertenencia cultural. También se dispusieron puestos de control e hidratación, de seguridad y de cronometraje.

El proyecto local participativo en su fundamentación destaca que “la interculturalidad es un acto vivo de diálogo, encuentro y negociación entre personas predispuestas a construir vínculos significativos basados en el respeto y conscientes de que la diversidad es un valor que nos enriquece como ciudadanos” y recuerda que “la bandera mapuche y la de la promoción de la salud juntas, son muestra de esa construcción para el bien común”.

En otras oportunidades, la comunidad también se sumó a caminatas y maratones por los distintos espacios geográficos privilegiados del territorio; participó de talleres de preparación de alimentos tradicionales a cargo del grupo de mujeres de rescate de comidas de Ruca Choroi con el fin de confeccionar un recetario con preparaciones de alimentos saludables mapuches; y de talleres destinados a personas con diabetes y personas mayores, entre otros. Todo esto se planificó para proporcionar oportunidades de aprendizaje vivencial que permitan la toma de decisiones informadas respecto a la alimentación y el ejercicio físico, en los ámbitos educativos, comunitarios y sanitarios.

Colaboraron la subsecretaría de Salud y su departamento de Salud Colectiva; la municipalidad de Aluminé; personal del hospital; comercios de Aluminé; la radio local; voluntarios que hicieron tareas administrativas, de limpieza, montaron el puesto de control, registro fotográfico; el grupo de hockey de Aluminé y el área de Incendio, comunicación y emergencia (ICE).

Los PLP son trabajos conjuntos de intervención comunitaria, un lugar de encuentro entre las instituciones de la comunidad. Ellos detectan una problemática y plantean instancias para mejorar, solucionar o simplemente comenzar a hacer un cambio. Una vez que se presentan al concurso –llevado a cabo por la dirección de Salud Colectiva de la subsecretaría de Salud– son evaluados y, si son seleccionados, reciben un aporte económico para su posterior ejecución.  Su duración generalmente es de un año, pero muchos de ellos quedan asentados en la comunidad quién se apropia de las diversas actividades.