Continúa el trabajo para reglamentar la Ley de Bosques

julio 3, 2012

Desde el ministerio de Desarrollo Territorial destacaron que “se debe priorizar el objetivo común de los ciudadanos de consolidar la preservación de los bosques nativos del Neuquén con el fin de garantizar sustentabilidad ambiental, social, económica y cultural”, al tiempo que las autoridades ratificaron la designación de Uriel Mele al frente de la dirección de Bosque Nativo.

El ministerio de Desarrollo Territorial ratifica la intención de continuar trabajando en la reglamentación de la Ley Provincial 2780 de Presupuestos Mínimos de Protección Ambiental de Bosques Nativos, sancionada en noviembre de 2011 por la Legislatura neuquina.

De esta forma, se prioriza el objetivo común de los ciudadanos de consolidar la preservación de los bosques nativos de Neuquén con el fin de garantizar sustentabilidad ambiental, social, económica y cultural.

En este contexto, ratifica también la designación del técnico forestal Uriel Mele para encabezar este proceso, considerándolo el agente más idóneo tanto por su trayectoria profesional, como personal y humana, por lo que fue convocado a integrar el equipo técnico para llevar adelante esta tarea.

De la misma manera que ocurrió durante la etapa de elaboración de la ley a través de una Unidad Ejecutora Provincial (UEP), en esta instancia el objetivo fue impulsar un trabajo que se desarrolle con total independencia, autonomía y de manera participativa.

La primera decisión de Mele al frente de la dirección de Bosque Nativo -con asiento en San Martín de los Andes- fue la de prorrogar por un plazo de seis meses al personal contratado de la UEP a los efectos de evaluar el trabajo que pudieran desempeñar en esta nueva etapa.

La respuesta fue el inicio de un conflicto gremial que incluyó la toma de las instalaciones, retención de equipamiento informático, vehículos y documentación pública, además de agresiones y campañas mediáticas de desprestigio institucional y personal.

Desde el ministerio de Desarrollo Territorial se considera que “estas acciones responden a sectores reaccionarios a los que, o les interesa la perpetuidad de una fuente laboral y en este interés individual enmascaran una defensa impostada, en este caso de los bosques nativos de la provincia; o están embriagados de una soberbia intelectual y técnica que les impide aceptar la diversidad de opiniones y, en definitiva, de intereses de todos los sectores y actores de la sociedad”. Justamente, se agrega, “si se tiene en cuenta que el Ordenamiento Territorial del Bosque Nativo debe ser el resultado de la expresión de todos los intereses, la complementación y búsqueda de consenso de todos los interesados en un determinado territorio”.

Se recordó además que el mismo mecanismo que se propuso para el proceso de elaboración de ley, a través de la UEP, se impulsa en esta instancia de reglamentación de la normativa. “Resulta llamativa, pero evidencia muchas cosas, la actitud tomada por los funcionarios otrora afectados a esta labor, apelando, además de las campañas mediáticas de desprestigio, a prácticas ilegales que ya fueron denunciadas en el fuero penal correspondiente, en defensa de los intereses del pueblo neuquino”, se destacó.

En este sentido, se reiteró que a raíz de este conflicto gremial se han realizado las denuncias penales y administrativas correspondientes.

Por otra parte, se adelantó que ya fue respondido un pedido de informes sobre el tema realizado por la Legislatura Provincial.

Qué es la Ley de Bosques

En 2007 se sancionó la Ley Nacional 26.331, que establece presupuestos mínimos de protección ambiental para enriquecimiento, aprovechamiento, restauración, conservación y manejo sostenible de los bosques nativos.

Esta normativa surgió como respuesta a al avance de talas masivas de bosques en el Norte y NOA del país, como efecto del avance de la siembre directa de soja. Los tipos de bosques y suelos de esas regiones del país reunían condiciones como para facilitar este accionar, por lo que la ley apuntó a regular el avance de la frontera agropecuaria.

En su reglamentación, el Poder Ejecutivo nacional solicitó a las provincias que aprueben la ley y reglamenten su propio Ordenamiento Territorial de Bosque Nativo, clasificándolos según diferentes categorías en función de una estimación del valor de conservación.

Se estableció que esta tarea debe ser realizada de manera participativa y se creó un fondo de financiamiento para proyectos que se encuadren dentro de la ley.

La provincia de Neuquén, cuyo bosque nativo no estaba representado en la situación que generó el impulso de la normativa a nivel nacional, actuó con rapidez para enmarcarse en la posibilidad de gestionar financiamiento nacional y convocó al personal considerado apto para llevar adelante la primera etapa conformando la UEP, integrada por un equipo técnico interdisciplinario e interinstitucional.

“Se aseguró la independencia y libertad en la selección y definición del personal técnico anexo necesario para este proceso. Hecho tan necesario como poco habitual”.

En este marco se promovió un proceso altamente participativo que derivó en la redacción de un proyecto de ley que representa la posición política y estratégica del gobierno provincial, que fue sancionada por unanimidad el año pasado en la Legislatura neuquina.

Una vez aprobada la ley 2780, y habiendo finalizado el objeto por el cual se creó la UEP, el desafío actual es la reglamentación, para lo cual se definieron una serie de acciones que se pretenden llevar adelante.