La iniciativa apunta a incrementar la seguridad vial en la zona. Además se harán obras de repavimentación y sumarán semáforos en los puntos críticos. El presupuesto oficial de las obras es de 3.4 millones de pesos y se financiará con fondos Ticafo.

La dirección provincial de Vialidad anunció que entre una serie de obras tendientes a incrementar la seguridad vial del tramo de la ruta 7 donde funcionaba el peaje, se construirá una rotonda entre la calle Doctor Ramón de esta ciudad y la localidad de Centenario, además de otras obras complementarias.

El presupuesto oficial de la obra es de 3.400.000 de pesos. En una segunda etapa, se colocarán semáforos en los cruces de la ruta con el acceso a la localidad de Centenario, con el propósito de brindar mejores condiciones de seguridad a los barrios aledaños a la ruta.

Esta obra será financiada por el gobierno provincial a través de los Títulos de Cancelación de Deudas y Financiación de Obras (Ticafo) y será complementaria a las futuras obras de duplicación de calzada y repavimentación, trabajos incluidos en el programa de fortalecimiento del corredor petrolero.

El proyecto a ejecutarse contiene varias obras de seguridad, entre ellas la construcción de una rotonda, repavimentación y colocación de semáforos en los cruces más críticos. La obra incluye la construcción de una rotonda y dos isletas, fresado del pavimento existente, imprimación y carpeta asfáltica en 6.275 metros cuadrados, señalización horizontal en frío y cordones en hormigón. Además se procederá a retirar las defensas metálicas y la reubicación y colocación de nuevas defensas tipo guardarail.

El titular de Vialidad, Juan Carlos Schenk, manifestó que “las cabinas donde se cobraba el peaje funcionaban como un desacelerador de velocidad y también obligaba a los automovilistas a detenerse, con lo cual el acceso a las zonas aledañas como el Parque Industrial o los barrios de Centenario se lograba a través de las dársenas de giro».

Con el desmantelamiento de las cabinas de peaje se generó una nueva situación vial que “se volvió crítica debido a las altas velocidades de los usuarios de esta multivía y los accesos en ambos márgenes de la ruta”, comentó el funcionario.

Primero “se intentó una solución provisoria colocando defensas metálicas, señalización y balizas para bajar la velocidad de aquellos que transitan por la autovía”, señaló Schenk y agregó que “sin embargo, y atendiendo a la complejidad del tránsito de la zona, fue necesario un proyecto con el objetivo de ejecutar las obras y orientadas a reorganizar el tráfico”.

El área de Coordinación Técnica del organismo de Vialidad confeccionó el pliego para la construcción de una rotonda y la repavimentación.