Desde el departamento de Salud Ambiental informaron sobre la peligrosidad y las medidas de prevención ante las picaduras de mosquitos, arañas, y alacranes y mordeduras de serpientes. Entre las medidas se aconseja mantener el hogar y alrededores libres de escombros, ladrillos, tejas, leña y maderas.

El ministerio de Salud recordó que en época estival es más frecuente la presencia de insectos en general y las picaduras de mosquitos, arañas, y alacranes, y mordeduras de serpientes.

Frente a esta situación, es fundamental concurrir rápidamente al hospital o centro de salud más cercano para recibir atención y tratamiento adecuado a la brevedad; o comunicarse con el número de emergencias médicas 107.

Mosquitos

Generalmente las picaduras de los mosquitos las realizan las hembras porque necesitan alimentarse de sangre para obtener los nutrientes necesarios para que sus huevos resulten fértiles.

Las picaduras de mosquitos pueden producir una reacción alérgica en determinadas personas. Algunos tipos de mosquitos pueden ser vectores de enfermedades, que transmiten en el momento de la picadura, como el Aedes aegypti que transmite la enfermedad del dengue.

Para evitar las picaduras puede aplicarse repelente de insectos en la piel, sobre todo en las áreas que están expuestas y También sobre la ropa o el hogar. Para impedir que los mosquitos ingresen a su vivienda, mantenga cerradas las ventanas o disponga de tela mosquitera.

Arañas

Todas las arañas son venenosas ya que el tóxico es parte del fermento que usan para digerir los alimentos.

En Neuquén podemos encontrar dos de las tres especies cuyo veneno puede provocar cuadros de envenenamiento severo: la conocida como viuda negra (latrodectus mactans) y la llamada araña de los rincones o de los cuadros (loxosceles laeta).

La viuda negra llega a medir hasta tres centímetros, tiene el abdomen globuloso de color negro con manchas rojas. Vive al aire libre, debajo de piedras, letrinas, entre hierbas, galpones, depósitos. Solo reacciona si se la molesta.

Los incidentes generalmente ocurren en verano y otoño, durante el día, fuera de la vivienda. Si la persona es picada, se observa una mancha roja vinosa, con dos puntos. El dolor aumenta y se acompaña de contracturas musculares, temblores, rigidez de abdomen. Suele aumentar la temperatura, taquicardia, arritmias, y sudoración.

La araña de los rincones o de los cuadros, mide tres centímetros, posee un cefalotórax (primer parte del cuerpo) y patas castañas, abdomen grisáceo, abundante pilosidad. Su hábitat es intra-domiciliario, vive en los rincones, detrás de los cuadros, entretechos, guardarropas, es decir en lugares oscuros y secos. Solo muerde en defensa propia.

La persona picada comienza a sentir dolor entre las 2 y 18 horas, y puede presentar distintas manifestaciones en la piel como un edema (hinchazón) o un eritema (reacción inflamatoria de la piel, roncha). Los síntomas pueden ser fiebre, taquicardia, dolor de cabeza, náuseas, falla renal, convulsiones, hematuria (presencia de sangre en la orina), o ictericia (coloración amarillenta de la piel).

Ante la picadura de una araña se debe concurrir inmediatamente al médico, quien evaluará la necesidad de aplicación de antiveneno (suero antiarácnido).

Alacranes

Habitan bajo piedras, corteza de árboles, grietas del terreno y entre la leña. Si bien todas las especies poseen veneno, los ejemplares que se encuentran en nuestra provincia no corresponden a la especie Tityus trivittatus, única en Argentina que puede implicar riesgo importante para la salud humana y que se encuentra solamente en zonas subtropicales del norte argentino.

Generalmente, las picaduras ocurren en horarios nocturnos, se localizan en los miembros inferiores y ocasionan dolor local. El riesgo de reacción anafiláctica en contra del veneno puede existir en todos los casos.

Para prevenir accidentes se recomienda mantener limpios y libres de escombros los baldíos próximos a la vivienda, no dejar ropa en el suelo y revisar el calzado -sobre todo el de los niños- antes de colocárselo. Utilizar insecticidas que sean inocuos para los humanos, animales y plantas

Serpientes

Dentro de la clasificación de serpientes encontramos aquellas que no son venenosas, como las boas y las culebras; y las venenosas, como las víboras yarará, cascabel y coral.

En la región, es más factible que aparezcan la yarará ñata y la coral, en cambio la yarará chica y la grande es menos probable. Las secreciones salivales (veneno) de estos reptiles tienen como función primaria la captura de presas para la alimentación y en segundo lugar la defensa.

Ante una mordedura de serpiente, desde el departamento Salud Ambiental recomendaron concurrir al centro de salud para recibir la atención médica correspondiente, ya que el único tratamiento efectivo es la administración del antiveneno específico (suero antiofídico).

Como primera asistencia se aconseja mantener al accidentado en reposo para retardar la difusión del veneno. Proveer líquidos, no bebidas alcohólicas; aflojar la ropa y cualquier elemento que provoque presión. Si se tienen los elementos, lavar la zona de la mordedura y colocar algún antiséptico suave.

Lo que no se debe hacer ante un evento de este tipo es aplicar ligaduras, ni efectuar incisiones en la herida. Tampoco cauterizar ni quemar la zona afectada. No se debe succionar el sitio de la mordedura, ni administrar medicamentos caseros.

Cómo prevenir

Dentro de las medidas de prevención en general se aconseja mantener el hogar y alrededores libre de escombros, ladrillos, tejas, leña y maderas. Tapar grietas u orificios de los revoques de las paredes, no introducir las manos en cuevas de roedores, huecos de árboles, grietas de piedras, o lugares cubiertos de vegetación.