Es el 11 de agosto. Se trata de una profesión que se desarrolla de diferentes maneras y siempre busca el bienestar. El Plan Provincial de Salud 2019-2023 incluye en sus ejes estratégicos la promoción de hábitos como la alimentación saludable, para mejorar la calidad de vida de los neuquinos y neuquinas.

El 11 de agosto es el Día del Nutricionista y desde el ministerio de Salud se indicó que se trata de una oportunidad para destacar a los 57 nutricionistas que se desempeñan en el sistema público de Salud de la provincia del Neuquén.

Los profesionales promueven -día a día- el bienestar general y la prevención de numerosas problemáticas de salud mediante la alimentación; como así también acompañan y favorecen los tratamientos desde una mirada integral y comprometida de la salud de cada persona.

La ministra de Salud, Andrea Peve, explicó que el Plan Provincial de Salud 2019-2023 “incluye en sus ejes estratégicos la promoción de hábitos como la alimentación saludable, para mejorar la calidad de vida de los neuquinos y neuquinas, generando políticas públicas y reconociendo que, para construir salud individual y colectiva, debemos involucrarnos desde cada área de gobierno, tanto desde el sector público como el privado”.

“Tenemos que ser conscientes de que en la actualidad los principales problemas de salud -enfermedades crónicas no transmisibles como la diabetes, la hipertensión y los tumores, entre otros- se asocian a factores de riesgo, entre los que se incluye la alimentación inadecuada, el sobrepeso y la obesidad. Desde nuestro gobierno estamos trabajando para una mejor calidad de vida de cada habitante de nuestro territorio”, precisó.

Vinculado a esto, en 2018 se creó el Comité de Alimentación Saludable Provincial (CASP) para trabajar sobre las acciones y políticas intersectoriales relacionadas con la alimentación.

CASP

El CASP está conformado por 10 referentes de nutrición: hay uno por cada zona sanitaria; y además hay un referente de los tres hospitales de Zona Sanitaria Metropolitana; del hospital Castro Rendón; de los centros de salud de Zona Sanitaria Metropolitana; del departamento de Salud Materno Infantil de la dirección general de Atención Primaria de la Salud; y del Banco de Leche Humana de la provincia.

El referente provincial de Nutrición, Samuel García explicó que “por definición, la nutrición es la ciencia que estudia la alimentación” y agregó que se trata de “una construcción social”.

En ese sentido se invitó a los referentes del CASP a construir definiciones sobre su labor en la vida cotidiana y así poder reflejar los distintos aspectos de una profesión, que es apta de desarrollarse de distintas maneras.

Desde una mirada global, Anahí Acuña, de la Zona Sanitaria II, sostuvo que “los nutricionistas promocionamos estilos de vida más saludable” y mencionó que se debe lograr una alimentación sana y equilibrada de acuerdo con la disponibilidad y accesibilidad de las personas; algo que también sugiere Luciana Fuentes, de la Zona Sanitaria I, cuando aconseja elegir alimentos sustentables y apoyar a los productores locales.

Por su parte, desde una óptica sanitaria, los nutricionistas de Zona Sanitaria V observan que hay “distintas realidades y complejidades hospitalarias”, y tal como lo explicó Carola López, las distintas instancias se superan “construyendo una red de trabajo”.

Mientras que, en los centros de salud de la Zona Sanitaria Metropolitana, Marianela Maldonado comentó que “buscan aplicar los conocimientos de la nutrición comunitaria a nivel individual, grupal y familiar, con el fin de promover una alimentación culturalmente aceptable”.

Por su parte –en la misma zona– la referente de los hospitales, Marilina González afirmó que, desde un rol asistencial, los nutricionistas de los hospitales “formamos parte de equipos multidisciplinarios cuya principal finalidad es prevenir y reducir complicaciones en la evolución de algunas enfermedades, mejorando la calidad de vida de los pacientes”.

Desde distintas zonas también realizaron una asociación entre la alimentación, los afectos y la preocupación por el otro. Tal es el caso de Lorena Garófalo, de la Zona Sanitaria IV, que comentó que los nutricionistas de su zona concluyeron que “a través de una adecuada nutrición damos mucho, damos amor, cariño, futuro, salud, prevención, educación y herramientas”.

Una visión que se asemeja es la de Astrid Henoch, nutricionista del Banco de Leche Humana del Neuquén, quien dijo que de manera cotidiana “promovemos, protegemos y apoyamos la Lactancia Materna, como base de una alimentación saludable para toda la vida” y destacó que “una mamá que amamanta puede también donar su leche, y con este acto de amor y solidaridad protege a niños en riesgo”.

En el mismo sentido Eugenia Gavernet, referente de nutrición de Maternidad e Infancia, expresó que la alimentación saludable debe comenzar en el inicio de la vida y afirmó que “es una inversión para el futuro”.

Los profesionales promueven -día a día- el bienestar general y la prevención de numerosas problemáticas de salud mediante la alimentación.