Fue por decisión expresa del gobernador Jorge Sapag, y funcionará en el ámbito del ministerio de Energía, Ambiente y Servicios Públicos. La unidad tendrá en principio un presupuesto de 8 millones de pesos y tiene como objetivo mitigar rápidamente la sequía que afecta el 70 por ciento de la provincia.

Hoy viernes, en dependencias del ministerio de Economía, fue presentada la Unidad Ejecutora Técnica, creada por expresa decisión del gobernador Jorge Sapag y con el objetivo de mitigar rápidamente la sequía que afecta el 70 por ciento de la provincia del Neuquén, principalmente en las regiones Centro y Norte.

Esta unidad multidisciplinaria será integrada por técnicos del ministerio de Energía, Ambiente y Servicios Públicos; del ministerio de Economía; y de la subsecretaría de Producción, dependiente del ministerio de Desarrollo Territorial.

El pasado 14 de noviembre fue declarada -a través del decreto provincial Nº 2016/12 – “la alerta máxima por carencia extraordinaria de lluvias y nevadas”, por el lapso de 7 meses en todo el territorio provincial.

A partir de esta situación, la Unidad Ejecutora Técnica comenzó a coordinar la operación entre todos los entes oficiales con incumbencia en el tema, a fin de actuar en pos de lograr el objetivo trazado. La Unidad está facultada para contratar la ejecución de las obras, así como también a adquirir los bienes y servicios necesarios a tal fin, hasta un monto estimado de 8 millones de pesos, de acuerdo a lo dispuesto por el artículo 75 del Reglamento de Contrataciones.

Durante la presentación, el ministro de Energía, Ambiente y Servicios Públicos, Guillermo Coco, manifestó que la sequía “ataca de forma muy diferente en cada uno de los pueblos y zonas productivas y rurales de la provincia, porque tiene que ver, no sólo con el problema de la provisión de agua potable para consumo humano, sino que también afecta a la producción agrícola como en el caso del forraje para consumo animal, con la consecuente mortandad de las especies. Al tener lugares tan distintos, se dificulta la logística para trabajar”, agregó.

Indicó que “los problemas más urgentes se han detectado en el Centro y Norte de la provincia, por lo cual se está haciendo llegar la ayuda a todos los lugares” y agregó que “el principal problema detectado son en las boca toma de los distintos canales de riego, baja en los niveles de caudal de ríos, costas de río y defensas, arroyos secos”.

Al respecto, dijo que las medidas que se están tomando son básicamente “la readecuación de las obras de toma de agua, realización de perforaciones en lugares claves para el abastecimiento del recurso, estudios de suelo para perforaciones, compra de bombas de agua y de tanques australianos, y abastecimiento con camiones de agua potable”.

Finalmente, Coco aclaró que esta situación no va a afectar las grandes ciudades de la

provincia, que tienen garantizada el agua potable durante toda la temporada estival.

Alerta por sequía

Dentro de los considerandos del decreto, se establece que la declaración de la alerta obedece a que las cuencas de los ríos Limay, Neuquén y Colorado se encuentran atravesando un problema hidrometereológico particular.

Esta situación se ha visto acentuada no sólo porque el volumen del agua aportado a la cuenca del río Neuquén es del orden de la mitad del escurrimiento medio, sino también porque la acumulación de nieve ha sido inferior a los registros medios. Además se esperan, según informó la AIC (Autoridad Interjurisdiccional de Cuencas) y la Coirco (Comité Interjurisdiccional del Río Colorado) importantes descensos en los caudales y niveles en los cursos de agua superficiales en todas las cuencas hídricas de la provincia de Neuquén.