Se realizó en Centenario. Participaron comerciantes del rubro elaboración productos de panificación.

El ministerio de Salud informa que se realizó en Centenario una jornada para concientizar a la población sobre las consecuencias del consumo excesivo de sal. Fue el viernes 20 de abril y participaron panaderos, nutricionistas y bromatólogos.

En el marco del Programa Nacional Municipios Saludables, el municipio aplica el programa “Menos sal, más vida” cuyo objetivo es reducir el consumo de sal en la población. Este programa, constituye una de las principales acciones de promoción de la salud y forma parte de un plan integral de prevención y control de Enfermedades crónicas no transmisibles como las cardíacas, el ACV y la enfermedad renal crónica, las cuales representan una importante carga sanitaria.

La reunión fue el viernes 20 de abril en el SUM del edificio municipal. Participó la nutricionista del hospital Natalio Burd; Alejandra Maionchi; Paula Busqueta de la municipalidad, personal de bromatología y comerciantes que ejercen el rubro elaboración de pan y productos de panificación, con el fin de dar cumplimiento a la ley nacional 26.905/13, menos sal más vida; y la ley provincial 2.858 que limita la oferta de sal en los establecimientos gastronómicos.

“Fue buena la respuesta a la convocatoria. Los panaderos se mostraron interesados y participativos, muchos de ellos conocían la ley pero no todos la implementaban”, manifestó Maionchi. Agregó que se les hizo saber que “adhiriendo a estas prácticas saludables, que traen beneficios a los consumidores, colaborarán con la salud pública”.

El objetivo de la jornada fue concientizar a la población sobre las consecuencias del excesivo uso de sal; así como también asesorar a panaderos para que logren una reducción de la cantidad agregada de sal en la preparación del pan artesanal. Una vez finalizada la jornada se les entregó a los presentes una constancia de adhesión y un formulario de inscripción para el programa menos sal más vida.

En Argentina, el consumo de sal diario por persona es en promedio de 11 gramos, mientras que la Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda un consumo máximo de 5 gramos por día.

Una de las estrategias centrales en este sentido, es la reducción del contenido de sal en la elaboración del pan artesanal, recomendando utilizar hasta 750 gramos de sal por cada bolsa de 50 Kg de harina en su elaboración.

El pan es un alimento de gran consumo en la población argentina: se ha estimado que su ingesta es de 70kg al año por habitante, lo que significa un consumo de 200 gramos al día en promedio y un aporte de sal de 3,4 a 4,2 gramos por día, mientras que la OMS recomienda reducir el consumo de sodio en los adultos a menos de 2 gramos al día.