Con la culminación de la primera construcción, el ministro de Desarrollo Social Alfredo Rodríguez, puso en marcha una nueva etapa del programa para la fabricación de estufas de alto rendimiento en la capital neuquina.

El ministro de Desarrollo Social, Alfredo Rodríguez, presentó una nueva etapa del programa de construcción de estufas rusas de Toma 2 de Mayo. La iglesia evangélica Pentecostal Argentina fue el lugar elegido para ofrecer jornadas teórico-prácticas que se extendieron hasta el sábado. Allí se fabricarán estufas de alto rendimiento, más seguras y eficientes que las salamandras, estufas hogar o calefactores eléctricos.

Según informó el ministro Rodríguez, se destinó para este programa una suma de “200 mil pesos con los que se afrontarán los gastos de insumos y los salarios de capacitadores”. El titular de Desarrollo Social resaltó: “Al ser los propios beneficiarios quienes construyen los dispositivos, pueden generar nuevos microemprendimientos para posteriormente fabricar y comercializar más estufas rusas por su cuenta”.

Rodríguez explicó también que “cada dispositivo tiene un costo de fabricación que ronda los 3.500 pesos pero los beneficios que conllevan son superlativos. No sólo ofrecen una solución más segura en cuanto a calefacción durante las estaciones más frías, previniendo incendios o intoxicaciones por gases tóxicos, sino también una mejora en la eficiencia de recursos, que en este caso es la leña provista por provincia”.

Acerca del programa

La primera etapa del programa consistió en brindar la capacitación y los elementos necesarios para la construcción de las denominadas estufas rusas. Luego de un relevamiento realizado conjuntamente entre personal de la cartera Social y de Defensa Civil en Toma 2 de Mayo, se organizó el primer grupo a capacitar.

Este formato de calefacción ofrece ventajas comparativas respecto a sus pares más precarios. Además de resultar más eficientes en la combustión de leña, las estufas rusas son seguras respecto a la emisión y expulsión controlada de monóxido de carbono. Por esta razón, y como medida preventiva de cara al invierno, es que se promueve su implementación en los barrios que aún no cuentan con el servicio de gas natural.