El gobierno provincial puso en marcha el Plan de Erradicación de Montes Frutales. La leña obtenida, en caso que el productor lo decida, es distribuida a distintas ONG para que la destinen finalmente a sectores más vulnerables.

El ministerio de Producción y Turismo comenzó hace dos semanas con las tareas de erradicación de montes frutales con riesgo sanitario en chacras de la zona Confluencia. El objetivo es realizar la erradicación en aquellas superficies abandonadas que constituyen un riesgo para mantener bajo control la carpocapsa -principal plaga de la fruticultura-, con el propósito de poder darle continuidad productiva a las tierras.

El director de Frutihorticultura de la subsecretaría de Producción, Pablo Moratti informó que las tareas de erradicación de la parte aérea del monte frutal se realizan bajo dos modalidades. “La primera consiste en que el productor puede preferir hacerlo él con sus propios medios y en ese caso se queda con la leña que se obtiene del desmonte” y la segunda consiste “en tercerizar el servicio a través de una cuadrilla que se pone a disposición del productor, y hace el trabajo a cambio de la leña que se obtenga”, señaló. Para esta tarea específica se está trabajando en conjunto con la subsecretaría de Desarrollo Social, que brinda la posibilidad a una organización no gubernamental de realizar el trabajo y quedarse con la leña. Desarrollo Social se encarga de la logística.

La segunda etapa del Plan, que es la erradicación de los tocones con sus raíces y el emparejado del terreno, se realiza “por un servicio contratado por el plan, que es solventado con fondos de la provincia, sin cargo para el productor. La superficie máxima a erradicar por productor podrá ser de diez hectáreas”, indicó Moratti

El funcionario provincial sostuvo que el sistema consiste en que el productor “se inscriba en el plan a través de la Cámara de productores. En función de quiénes se inscriban hacemos una priorización de los casos fundamentalmente por los riesgos que corre el monte”.

Por último, sostuvo que la idea “es llegar en lo que queda de la temporada invernal y primaveral a unas 100 hectáreas erradicadas. Calculamos que hay unas 300 hectáreas en toda la provincia que están en condiciones de ser erradicadas. Pero en esta primera etapa llegaremos a unas 100”.

Por su parte, el subsecretario de Desarrollo Social, Diego Cayol explicó que la intervención del organismo provincial consiste en “poner en contacto las distintas ONG que operan en la ciudad de Neuquén e intervenimos logísticamente. Cada ONG nos ayuda a cortar y recoger la leña para ser distribuida solidariamente en Neuquén capital y Centenario. Nosotros facilitamos el traslado de la leña a lugares donde sea necesario”.

Bajo esa misma línea aseguró que el destino del recurso “lo determina la ONG de acuerdo a las demandas que tenga. El mayor esfuerzo lo hacen ellos, cortan la leña y acompañan al gobierno provincial en este proceso”.

En cuanto al trabajo conjunto con el ministerio de Producción y Turismo, consideró que “este gobierno tiene una impronta que es el trabajo articulado entre las áreas. Creo que es la primera vez que Desarrollo Social trabaja en conjunto con Producción”.

Por último, sostuvo que “la leña es una demanda que tenemos de algunos sectores en estos tres o cuatro meses de mucho frío. Estamos muy conformes y esperamos tener buenos resultados. Esperemos que esta leña llegue a lugares donde no tienen regularizados los servicios”.