Comenzarán a realizar ensayos de dilución de potasio en Neuquén

enero 13, 2010

Las empresas asociadas Bunge Minera y Servicios de Minería son las que están más avanzadas en sus procesos de exploración de las posibilidades de explotación del mineral en la provincia. El director provincial de Minería, Carlos Portilla, recordó que la actividad le significa al Estado entre un 40 y un 50 por ciento en impuestos.

El director provincial de Minería, Carlos Portilla, ratificó que existen tres áreas con posibilidades de explotación de potasio en Neuquén que están en fase de exploración, y una de las empresas concesionarias comenzará en poco tiempo a realizar ensayos de dilución del mineral.

Se trata de las asociadas Bunge Minera SA y Servicios de Minería, que tiene sus proyectos exploratorios en estado de mayor avance y pronto estará en condiciones de hacer pruebas de factibilidad mediante dilución de la silvita en agua, que es la sal que forma el mineral más a menudo.

Esta sal está generalmente en capas y horizontes mezclados con cloruro de sodio, a casi 2000 metros de profundidad. El proceso consiste en inyectarle a presión agua caliente o tibia, ya que el cloruro de potasio tiene una alta solubilidad, mayor incluso que la del cloruro de sodio o sal de mesa. Al extraer esa agua se extrae también la silvita disuelta, y luego se realiza la separación en superficie.

Las otras dos empresas que están operando en la cuenca del lado neuquino son Vale do Río Doce -empresa brasilera que compró el proyecto Potasio Río Colorado de Mendoza- y la unión de las firmas Cordillera del Viento y la alemana K+S, que está por iniciar la exploración mediante la perforación de cinco pozos, para extraer testigos de la roca y saber qué cantidad, calidad y disposición existen en el yacimiento.

“En minería todos estos proyectos de gran envergadura llevan mucho tiempo para ponerse en marcha, son inversiones de riesgo que requieren de mucha ingeniería”, explicó Portilla. Ejemplificó que “del lado de Mendoza no se explota todavía, porque si bien se tiene la factibilidad lograda y el método de dilución comprobado aún falta construir un ferrocarril que tiene que construir Vale do Río Doce”. Esa vía está proyectada desde el paraje Pata Mora hasta Cervantes, en Río Negro, y desde allí hasta el puerto de Bahía Blanca.

Entre un 40 y un 50 por ciento de rendimiento en impuestos

Portilla explicó también que aunque la provincia no cuenta todavía con una ley de regalías mineras, la ley nacional autoriza a cobrar hasta el 3 por ciento del valor de boca de mina de lo que se extraiga. “Estamos trabajando en la presentación de una ley de regalías, no obstante se cobra todo lo que son las tasas inherentes a la actividad, entre ellas la tasa de transporte”, indicó.

Aclaró que si bien “muchos dicen que la minería deja sólo el 3 por ciento de lo que se extrae, es una verdad a medias: la minería cuando entra en fase de explotación paga impuestos muy altos nacionales, algunos coparticipables y otros no”. Mencionó entre ellos “El 35 por ciento del impuesto a las ganancias en este caso y hasta el 10 por ciento de tasa de exportación. Deja entre un 40 y un 50 por ciento en impuestos totales”.

Según datos de la Secretaría de Energía de la Nación, en Neuquén está el 75 por ciento del yacimiento más grande de potasio de América del Sur, y el otro 25 por ciento está en el sur de Mendoza. Hay aproximadamente 170 países en el mundo demandantes de potasio y solamente 12 países lo producen, se utiliza principalmente como fertilizante de suelos y en la elaboración de alimentos, alimentos balanceados, y productos de farmacopedia.

Portilla destacó que por sus características geológicas la provincia tiene la ventaja de contar con una cuenca cerrada o endorreica, lo que quiere decir que no tiene conexión con ningún curso de agua superficial ni subterránea. Esto la convierte en un depósito natural para sales de descarte, mayormente compuestas por cloruro de sodio.