La subsecretaria provincial de Derechos Humanos resaltó la importancia de la convocatoria del gobierno “para trabajar en conjunto en un plan integrador para combatir las adicciones y los consumos problemáticos”.

La subsecretaria de Derechos Humanos, Alicia Comelli, manifestó hoy que la convocatoria del gobierno provincial para participar de un plan integral de abordaje de las adicciones y consumos problemáticos implica “un cambio cultural” y significa que “nos tenemos que hacer cargo si queremos, en conjunto, dar un verdadero combate a las adicciones”.

El gobernador Omar Gutiérrez convocó ayer a intendentes, autoridades municipales, judiciales y legislativas, y representantes de la sociedad civil para comenzar a trabajar en el plan y anticipó que mañana jueves el gobierno provincial y los municipios firmarán un convenio sobre capacitación con la secretaría de Programación para la Prevención de la Drogadicción y la Lucha contra el Narcotráfico (Sedronar).

“Hay muchas herramientas que podemos ir sumando y no caer simplemente en el pensamiento mágico de que a la droga la vamos a combatir exclusivamente con las fuerzas de seguridad”, expresó Comelli y aseguró que se necesita “una profunda tarea de prevención que pasa incluso por la familia, para saber por qué los jóvenes, que son los que nos preocupan fundamentalmente, se terminan inclinando por un consumo problemático en los momentos de compartir y disfrutar. El gobernador puso a este tema entre los cuatro prioritarios de su agenda”, afirmó.

La funcionaria admitió que hay posiciones distintas en cuanto a la posible desfederalización de la investigación y represión del narcotráfico y señaló que “el gobernador ha sido muy claro, no queremos que pase lo que ya ocurrió una vez, cuando Nación transfirió totalmente a las provincias los servicios de Educación y Salud sin los recursos necesarios”. Dijo que el narcotráfico “es ante todo un delito económico, porque no se investiga sólo al que vende droga sino a toda la red que se ocupa de blanquear el dinero obtenido de ese tráfico. La provincia puede ayudar, pero la persecución de ese delito tiene que ser de responsabilidad nacional”.

Sobre la reforma del Código Procesal Penal comentó que “el tema de la prisión preventiva es un gran debate, incluso entre los mismos abogados, pero lo cierto es que la sociedad está reclamando que este debate se haga y que sea abierto, donde se contemplen todas las garantías procesales de la Constitución”. Dijo que antes hay otras herramientas como los Códigos de Faltas, que tienen sanciones de multas, inhabilitaciones o arresto, y “son fundamentales para combatir la venta ilegal, tanto de drogas como de alcohol”.

“Lo que se busca es prevenir, y si queremos que el hecho no ocurra hay que atenderlo mucho antes”, afirmó y señaló que “en las escuelas se tiene que hablar el tema, sin ningún tabú. También en el seno de las familias, donde vemos dos tipos de comportamiento: aquellas que salen a buscar ayuda y las que buscan esconder el tema, cuando lo único que logran es transmitir este ejemplo a las siguientes generaciones”.

Comelli consideró que “si el tema se naturaliza es mucho más fácil tratarlo” y puso como ejemplo el debate que se dio años atrás en el Congreso nacional sobre el consumo de tabaco en espacios públicos. “En aquel momento muchos legisladores decían que iba a ser una ley testimonial, que sería de imposible cumplimiento. Sin embargo, hoy es muy natural y nadie se queja por salir de una confitería para fumar un cigarrillo”.