Por tercera vez en el año, los equipos de las maternidades de los hospitales se reunieron para trabajar en conjunto mediante esta modalidad.

El ministerio de Salud y Desarrollo Social informó que se realizó una nueva videoconferencia sobre Maternidades Centradas en la Familia. Por tercera vez en el año, los equipos de las maternidades de los hospitales se reunieron para trabajar en conjunto mediante esta modalidad.

En la videoconferencia del viernes pasado participaron los equipos interdisciplinarios de los hospitales Castro Rendón, Horacio Heller, Natalio Burd (Centenario), Cutral Co-Plaza Huincul, Ramón Carrillo (San Martín de los Andes), Oscar Arraiz (Villa La Angostura), Junín de Los Andes, Carlos Potente (Las Coloradas), Jorge Juan Pose (Zapala) y del centro de salud Añelo.

Las temáticas desarrolladas en esta ocasión incluyeron la Ley del Voluntariado Social, su reglamentación y alcance en las instituciones de salud e información acerca del módulo perinatal y el programa Sumar. Además, se realizó un Taller de Sistema Informático Perinatal (SIP) del Centro Latinoamericano de Perinatología y Desarrollo Humano (CLAP), el que permitirá a los integrantes del equipo perinatal poder sacar sus propios indicadores de calidad de atención.

La licenciada en Obstetricia y referente del programa de Salud Integral de la Embarazada de la cartera sanitaria, Graciela Bernardo indicó que “el uso de las salas de videoconferencia nos facilita el contacto con los equipos perinatales de la provincia”, y mencionó que “trabajar en conjunto e involucrar a otros sectores de los hospitales nos permitirá mejorar la calidad de atención y brindar a las familias la posibilidad de encontrar en las instituciones espacios amigables en los cuales se respeten sus deseos y derechos”.

Se considera que una Maternidad es Centrada en la Familia “cuando el equipo de salud y la organización en su conjunto incorpora, reconoce, apoya y valora la participación de los padres y familias en la atención de la mujer embarazada, la madre y el recién nacido”, explicó Bernardo y destacó que “se estimula el respeto de sus derechos a lo largo del proceso reproductivo y las intervenciones del equipo de salud se basan en la evidencia”.

Diez pasos

En relación con la iniciativa de Maternidades Centradas en la Familia, desde el ministerio de Salud y Desarrollo Social se explicó que hay diez pasos impulsados desde distintas organizaciones nacionales e internacionales que acercan a esta modalidad de atención.

El paso uno es reconocer el concepto de Maternidades Centradas en la Familia como una política de la institución. Para esto debe haber consenso institucional para desarrollar acciones al respecto y trabajar a partir de equipos multidisciplinarios.

El paso dos es brindar apoyo a la embarazada y su familia durante el control prenatal. Para esto es fundamental contar con turnos programados, horarios amplios y ambientes agradables que permitan la participación de la familia. Además, se debe informar sobre los derechos de las mujeres en el parto, la lactancia materna, la procreación responsable y ofrecer cursos de preparación para la maternidad.

El paso tres es respetar las decisiones de las embarazadas y su familia en el trabajo de parto y parto; y permitir la presencia de un acompañante en el trabajo de parto y parto -sea normal o patológico-. Además, se alienta a las mujeres a decidir sobre deambulación, ingesta de líquidos, posiciones en el parto y se estimula la lactancia materna precoz y el vínculo temprano madre-hijo.

El paso cuatro es priorizar la internación conjunta madre-hijo/a sano, con la participación de la familia. Se evita la separación del binomio madre-hijo sanos o con patologías leves y se facilita el acompañamiento durante la internación y la visita de padres y demás familiares.

El paso cinco es facilitar la inclusión de madre, padre y el resto de la familia en la internación neonatal. Padre y madre deben tener ingreso irrestricto en la internación neonatal y se debe facilitar la visita de hermanos y abuelos del recién nacido internado. Se promueve el contacto piel a piel y la lactancia materna.

El paso seis es contar con una residencia de madres que permita la permanencia de las mismas con sus recién nacidos internados. Este espacio permite la permanencia de la mayoría de las madres de los niños internados, en un ambiente confortable, coordinado por voluntariado hospitalario.

El paso siete es contar con un servicio de voluntariado hospitalario para facilitar las acciones de apoyo a las embarazadas/madres y sus familias en todas las áreas de la maternidad y en la residencia de madres.

El paso ocho es organizar el seguimiento del recién nacido sano y especialmente el de riesgo, luego del alta en consultorios externos especializados que prioricen la inclusión familiar.

El paso nueve es trabajar activamente en la promoción de la lactancia materna según las pautas de la iniciativa Hospital Amigo de la Madre y el Niño (OMS-UNICEF-Ministerio de Salud de la Nación).

El paso diez es recibir y brindar cooperación de y para otras instituciones, para lograr la transformación en Maternidades Centradas en la Familia. La institución y sus equipos de salud deben recibir asesoramiento y apoyo de otras instituciones.

Paso a paso

Desde el programa de Salud Integral de la Embarazada indicaron que en el transcurso del año se realizaron tres videoconferencias. En la primera -el 19 de mayo- los equipos perinatales de las maternidades de la provincia presentaron su experiencia en Maternidad Centrada en la Familia con los logros y los obstáculos que encuentran en el cumplimiento de los diez pasos.

Entre los temas compartidos en este primer encuentro se incluyeron el proceso de cambio de cultura organizacional basado en revisión de formas de atención y resultados; la remodelación de servicios; la inclusión del rol de la obstétrica en el equipo perinatal; la modalidad de entrega de turnos a embarazadas y niños; la carga en los sistemas de información (SIP/CLAP, módulo  perinatal); la creación de comités de análisis de muerte materna e infantil; el contacto piel a piel (Copap); la internación conjunta; el acompañamiento en el trabajo de parto, parto, puerperio y a los neonatos internados; la lactancia y los hospitales Amigos de la Madre y el Niño; la residencia para madres; y el voluntariado hospitalario.

El segundo encuentro fue el 9 de junio. Allí se repasaron los diez pasos; y se continuó trabajando en relación con los sistemas de información. Además, con el aporte de profesionales de asuntos legales de Salud Mental y Bioética se desarrolló el alcance y aspectos bioéticos de las leyes de Parto Respetado (Ley Nº 25.929 y Ley Provincial N° 2.499) y de Derechos del Paciente (Nº 26.529).

En la última videoconferencia, desde la sala para tal fin del edificio de Salud del Centro Administrativo Ministerial estuvieron presentes referentes de distintas direcciones provinciales. Entre ellas, de la dirección provincial de Salud participó la directora general de Atención Primaria de la Salud, Solange Destaillats; la jefa de departamento de Salud Materno Infantil y del Adolescente, Silvia Araneo, y la referente del programa de Salud Integral de la Embarazada, Graciela Bernardo.

Para seguir avanzando en este camino hacia esta modalidad de atención, se continuarán realizando videoconferencias durante los próximos meses.