El mandatario informó este mediodía que se están definiendo los detalles del crédito del banco ruso que financiará la construcción de la represa.

El gobernador Omar Gutiérrez ratificó este mediodía su “optimismo y confianza” para que la construcción de la represa multipropósito Chihuido comience en el segundo semestre del corriente año.

“Estamos avanzando; de hecho tengo que hablar hoy con el ministerio del Interior, Obras Públicas y Vivienda. Ya el lunes estuvimos reunidos con integrantes de esa cartera nacional por este tema. Se están remitiendo y avanzando en las condiciones del préstamo. Está previsto que en los próximos días se presenten los abogados del banco ruso (Vnesheconombank) para profundizar el diálogo y las condiciones en las cuales sería otorgado el préstamo”, informó Gutiérrez.

El mandatario dio detalles de los pasos a seguir en términos legales, administrativos y económicos: “Una vez consensuada la cuestión legal entre el ministerio de Economía de la Nación con los representantes del banco ruso, entonces ahí se discutirá finalmente la tasa de interés, el monto del financiamiento y los plazos. Una vez que se acuerden todas estas condiciones, ese acuerdo deberá ser remitido al directorio del banco para su aprobación final”.

“Al mismo tiempo -agregó- hemos ido avanzando con toda la documentación necesaria para priorizar el desarrollo de esta obra multipropósito a través de Jefatura de Gabinete y los ministerios del Interior, Obras Públicas y Vivienda y Economía. Para eso estamos trabajando en conjunto con las tres carteras”.

Se estima que la represa demandará una inversión de dos mil millones de dólares, de los cuales el banco ruso Vnesheconombank financiaría más del 87 por ciento. El consorcio que se adjudicó la obras está integrado por las empresas argentinas Helport (Grupo Eurnekian) Chediack; Panedile; Eleprint; Hidroeléctrica Ameghino, la española Isolux Ingeniería y la rusa Inter Rao, que tendrá a su cargo la financiación del proyecto.

El aprovechamiento multipropósito estará ubicado en el centro de la provincia, en la subcuenca media del río Neuquén, aguas arriba del complejo Cerros Colorados, aproximadamente 5,5 kilómetros aguas abajo de la confluencia de los ríos Neuquén y Agrio. El área de emplazamiento se encentrará situada aproximadamente a 38º 24´ de latitud Sur, y 69º 40´ de longitud Oeste.

El propósito de este aprovechamiento es la regulación del río Neuquén para control de crecidas; asegurar la provisión de agua para consumo humano, riego y uso industrial para poblaciones ubicadas aguas abajo; y generación de energía eléctrica.