De esta manera se contabilizan 26 establecimientos de este tipo en la provincia adheridos al programa Menos Sal Más Vida. La iniciativa apunta a la producción de alimentos más saludables.

Se certificaron 11 panaderías de Centenario que adhirieron al programa Menos Sal Más Vida. De esta manera, hay un total de 26 establecimientos de este tipo adheridos a la iniciativa impulsada por el ministerio de Salud a fin de promover la alimentación saludable.

El acto se realizó ayer en el salón de usos múltiples de la municipalidad de Centenario. Estuvieron presentes Alejandra Espinosa, directora de Promoción de la Salud dependiente de la dirección general de Atención Primaria de la Salud; Flavia Puel, de la dirección de Municipios y Comunidades Saludables (MyCS); y Paula Busqueta, licenciada en nutrición del municipio local. Allí, tres panaderías recibieron su certificación, mientras que a otras tres se les hizo la entrega en sus locales. Está previsto que la semana próxima se otorgue el resto de los certificados a las cinco panaderías restantes.

En el evento, Espinosa felicitó a las panaderías por haber adherido al programa y dijo que “este es el cierre de un trabajo realizado entre ustedes, el municipio y Salud en este año”. Agregó que “estamos muy felices de que acepten la invitación para convertirse en promotores de salud en sus espacios y en sus lugares de trabajo”.

Se certificaron 11 panaderías de Centenario que adhirieron al programa Menos Sal Más Vida. 

“Esta certificación de adhesión voluntaria que reciben hoy es importante que la coloquen en la panadería junto con la cartelería y que esté visible”, señaló Espinosa y agregó que “con esto llevan adelante una estrategia comunicacional al respecto, porque cada persona que ingresa a la panadería ve un cartel que dice que menos sal es más vida y eso genera curiosidad”.

Indicó también que “la estrategia de disminuir el consumo de sal es muy efectiva para prevenir la hipertensión y todas las enfermedades cardiovasculares”, y agregó que “el 50 por ciento de los eventos de hipertensión afecta no sólo a adultos, también se empieza a ver en niños. Entonces, el aporte que ustedes le hacen a la comunidad disminuyendo la sal en el preparado de los productos es importante”.

“Estos cambios de hábitos de consumir menos sal se dan gradualmente, aunque en principio aparezca como algo extraño”, dijo la directora de Promoción de la Salud y agregó que “si estadísticamente lográramos que todas las panaderías del país se sumaran al programa, el impacto en salud sería disminuir dos mil muertes al año. Por eso es una estrategia importante y ustedes son los motores en Centenario”.

Por su parte, Paula Busqueta, integrante de la mesa de trabajo de municipios y comunidades saludables que desarrolló la tarea desde el municipio junto con Salud, expresó que “seguimos los lineamientos de la propuesta realizando visitas a las panaderías a lo largo del año” y agregó que “la verdad es que Centenario es una ciudad con alma de pueblo, así que la gente adhirió sin problemas. Hay muchas familias que tienen panificadoras y si bien el programa apunta al pan, también lo aplicaron en la elaboración de otros productos”.

“La idea es continuar acompañando a las panaderías en la concientización de bajar el consumo de sal”, dijo Busqueta y agregó que “esto también se habla en las ferias mensuales llamadas Centenario Produce, donde se promociona la alimentación con productos de la zona y de elaboración artesanal”.

“Trasladamos ese concepto a ese lugar y en los jardines maternales donde les dan de comer a niños y niñas, porque tenemos el desafío de que el mensaje no sólo llegue a las panaderías sino también a toda la comunidad”, concluyó la licenciada en nutrición del municipio local.

Las 11 panaderías que se sumaron al programa en Centenario son: Sueño Año 2000, La Artesanal, La Americana, La Avenida, El Chichi, La Panna, El Trigal, 4 de Agosto, El Nuevo Milenio, Año 2000, y Jorgito. El resto de las panaderías adheridas se encuentran en Neuquén, Senillosa, Loncopué y Chos Malal.

Al adherir al programa Menos Sal Más Vida, los establecimientos que elaboran pan asumen el compromiso de realizar acciones sostenidas destinadas a reducir el agregado de sodio en los panificados. Otros compromisos son promover el agregado de fibra en la elaboración de diferentes productos sustituyendo el empleo de materias primas que contengan grasas trans, promoviendo métodos de cocción saludable y reduciendo el tamaño de las porciones en productos de alta densidad calórica.

Quienes estén interesados en el programa Menos Sal Más Vida pueden obtener información en  el correo electrónico saludcolectivanqn@gmail.com o llamando al teléfono (0299) 4495745.

Hay un total de 26 establecimientos de este tipo adheridos a la iniciativa impulsada por el ministerio de Salud a fin de promover la alimentación saludable.