El presidente del EPAS, Mauro Millán, recorrió las instalaciones y valoró la rápida evolución de la entrada en régimen de la planta, luego que el gobierno de la provincia concretara su ampliación mediante financiamiento externo.

El presidente del Ente Provincial de Agua y Saneamiento (EPAS), Mauro Millán, junto con el intendente de Junín de los Andes, Carlos Corazini, recorrieron este mediodía la planta de tratamiento de líquidos cloacales con el objetivo de evaluar y garantizar el funcionamiento de las instalaciones. Los funcionarios pudieron certificar los óptimos resultados con un cien por ciento de eficiencia en el tratado de los líquidos cloacales.

Durante la recorrida, Millán valoró la rápida evolución de la entrada en régimen de la planta, luego de las obras de ampliación llevada adelante por el gobierno provincial a través de un crédito gestionado por la Unidad Provincial de Enlace y Ejecución de Proyectos con Financiamiento Externo (Upefe).

La obra, valuada en 28 millones de pesos, consistió en el aumento de la capacidad de tratamiento de los efluentes cloacales, incrementando significativamente el caudal de la población actual de 17 mil habitantes a una proyección de 23.500 personas.

Millán valoró la rápida evolución de la entrada en régimen de la planta, luego de las obras de ampliación.

Al respecto indicó que “la planta anterior era un sistema de lagunaje de oxidación y en ésta adecuación se le incorporaron equipamientos de aireación de recirculación que hicieron que la planta cobre un nuevo rendimiento,  lo que se traduce en un salto de calidad para el tratamiento y la calidad de vida”.

Por su parte, el intendente Corazini destacó la importancia de “poder contar con un nuevo sistema que nos va a permitir a corto plazo poder tener una mejor calidad de funcionamiento de la planta y en consecuencia una mejor calidad de vida, no solamente en el río Chimehuín sino fundamentalmente para nuestra comunidad”.

La obra se encuentra en funcionamiento y está siendo operada por parte de la empresa contratista, la cual todavía debe poner en régimen el proceso, antes de que la misma sea entregada en forma definitiva al EPAS.

La obra se encuentra en funcionamiento y está siendo operada por parte de la empresa contratista.