Con gran impulso para trabajar en nuevas ediciones, se cerraron ayer las Primeras Jornadas Patagónicas de Acceso y Gestión del Agua en la Agricultura Familiar.

El Instituto de Investigación y Desarrollo para la Agricultura Familiar de la Región Patagonia (IPAF-INTA) recibió el martes y el miércoles a técnicos, productores agropecuarios, comunidades mapuche y criollas, extensionistas, investigadores y estudiantes, quienes aprovecharon estas dos jornadas para compartir más de 65 experiencias vinculadas con el agua.

El acceso al recurso, su gestión integral, la calidad y saneamiento y los conflictos que se generan a su alrededor, fueron los ejes principales planteados en las Primeras Jornadas Patagónicas de Acceso y Gestión del Agua en la Agricultura Familiar.

En la organización del encuentro, que se llevó a cabo en Plottier, trabajaron el ministerio de Producción e Industria, el Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA), el Programa ProHuerta (INTA-Ministerio de Salud y Desarrollo Social), la secretaría de Agricultura Familiar (SAF), Coordinación y Desarrollo Territorial de la Nación, la Universidad Nacional del Comahue (UNCo) y el Instituto de Tierras, Agua y Medio Ambiente (Itama). Además, se contó con el apoyo del Consejo Federal de Inversiones (CFI).

Al culminar el segundo día de las Jornadas, se abrió un espacio de reflexión luego de la lectura de las conclusiones. La subsecretaria de Producción, Amalia Sapag, agradeció a los organizadores y participantes, y sostuvo que “esta instancia es un punto de llegada y otro de partida por los desafíos que tenemos por delante”.

Destacó el trabajo de los técnicos que organizaron las jornadas, mientras continuaban en paralelo “ejecutando y dando respuestas y soluciones para que muchas familias de las experiencias que se contaron acá ya estén teniendo el agua en sus casas”.

Indicó que se espera poder contar en las próximas ediciones con “la presencia de más provincias con sus productores” y aseguró que “desde el gobierno de Neuquén seguiremos aportando para seguir ofreciendo jornadas y capacitaciones”.

El presidente de la Asociación de Fomento Rural (AFR) Villa del Nahueve, Víctor Sandoval, organización que nuclea a 80 socios de la producción ganadera y agrícola, sostuvo que “fue muy importante participar. Pudimos escuchar experiencias de diferentes productores provenientes de distintas provincias en un tema tan importante como es el agua, recurso que en algunos años va a ser una problemática muy grande y que si no nos preparamos se va a poner muy complicado”.

“Todos sabemos lo que está pasando y la experiencia nos dice que en todos los lugares hay una demanda importante de este recurso y seguramente que si nos anticipamos la desgracia puede ser menor”, agregó y reflexionó que “somos los seres humanos los responsables del medioambiente y estamos pagando con estas cosas como el tema del agua”.

Cándido Segundo, de la comunidad Painefilú de Junín de los Andes, miembro de la Comisión Directiva agradeció a los miembros de la organización y a los técnicos que los acompañan desde la provincia.  Detalló que junto con ellos “tienen encaminado un proyecto que llevará agua a varias familias. El agua es lo fundamental y primordial para el campo. Si no tenemos agua, no tenemos vida”.

El Director General del Programa de Agua de la provincia de Neuquén, Joaquín Reissig, agradeció a los participantes de esta exitosa iniciativa y recordó que “el objetivo de la misma era reunir a todos los actores. Es una propuesta que normalmente no se da. Esto lo hacemos entre todos”, afirmó.

Trabajo por el agua en la provincia

El acceso al agua para las familias rurales es un eje estratégico del Ministerio de Producción e Industria. Desde el año 2011, se ejecuta el Programa Provincial de Agua que tiene como finalidad abordar y resolver de manera estructural la problemática de la falta o insuficiencia de agua en las áreas rurales de Neuquén, tanto para consumo humano y domiciliario, como para fines productivos.

Para esto, se trabaja con las familias rurales y sus organizaciones de pertenencia articulando saberes en conjunto con diferentes áreas del gobierno provincial y nacional,  con metodologías de abordaje participativas e inclusivas y en la gestión del financiamiento para las obras.

Hasta el momento se ha resuelto el acceso al agua a 2.193 familias de diferentes parajes de la provincia, buscando  la solución más adecuada. Según la fuente de abastecimiento se han realizado captaciones de vertientes y arroyos, perforaciones, jagüeles, sistemas de tubos filtrantes y cámaras; con sistemas complementarios de bombeo -en ocasiones con energías alternativas-,  redes de conducción  y almacenamientos comunitarios y parcelarios.

Se llevan invertidos 120 millones de pesos; 222.675 metros de cañería para distribución del agua; 147 tanques comunitario de grandes dimensiones; 47 perforaciones que significan 2.197 metros perforados; 76 estudios hidrogeológicos para detección de aguas subterráneas; 370 vertientes captadas.

Con esto se llega a viviendas rurales, escuelas y espacios comunitarios con obras eficientes que optimizan los costos de operación y que involucran activamente a las comunidades rurales, empoderan a sus pobladores y hacen de Neuquén un territorio más equilibrado e inclusivo.