Con la adquisición de un dron y en una tarea coordinada con municipios, el organismo provincial prevé relevar en un año la totalidad del territorio provincial. Según las autoridades se estima que en todas las localidades existe un porcentaje muy alto de edificaciones no declaradas.

La dirección provincial de Catastro de la provincia se propuso este año incrementar las tareas de fiscalización a partir de nuevas herramientas tecnológicas adquiridas y en base acuerdos de colaboración firmados con todos y cada uno de los municipios. Ello permitirá -al cabo de aproximadamente un año- contar con la totalidad del territorio relevado.

A partir de la implementación de un dron, es decir una aeronave no tripulada, el trabajo comenzó en Caviahue-Copahue y se detectaron más de 16.300 metros de edificaciones no declaradas; y en San Martín de los Andes, cuyo trabajo arrojó la cifra de 20.000 metros de construcciones que no tenían registro catastral.

El director provincial de Catastro, Hugo Gatica detalló que “concretamente lo que estamos haciendo desde esta dirección es incrementar las tareas de fiscalización a partir de nuevas herramientas tecnológicas y brindando de este modo, la información básica para que los municipios de la provincia –a través de un modelo de gestión por colaboración- actualicen la información que se encuentra en su área de jurisdicción”.

Sumó que “esta información tiene un impacto en la faz tributaria pero también, en otros aspectos como es el caso del planeamiento urbano, el cuidado ambiental, la evaluación de zonas de desastre y otros usos que cada comuna le quiera dar a la información que Catastro genera”.

El funcionario detalló que “las tareas ya se iniciaron hace algunas semanas, concretamente, en el municipio de Plottier y se avanzó en San Martín de los Andes y Caviahue-Copahue, pero la idea es extenderlo a todo el territorio provincial e inclusive a la ciudad de Neuquén”.

En este punto, el jefe del Departamentos de Fiscalización, Alejandro González, explicó que “algunos números de esta primera etapa de relevamiento aéreo hecho hace una semana, dan cuenta que en Caviahue-Copahue hay aproximadamente 16.300 metros cuadrados de construcciones no declaradas. En el caso de Plottier, el trabajo lleva más tiempo porque abarca una superficie mucho mayor. También en pocos días se hará el sobrevuelo de Añelo, para lo cual Catastro ya cuenta con mucha información de edificaciones, más aún en la zona del parque industrial”.

Y estimó que “hasta el momento se puede evaluar que en todas las localidades existe un porcentaje muy alto de edificaciones no declaradas”. Agregó que “en el caso de San Martín de los Andes, ya se voló con el dron sobre algunas áreas, y en este caso el municipio hizo la digitalización y comprobó unos 20.000 metros de superficie no declarados que ya fueron volcados a la base de la dirección provincial de Catastro como parte de esta tarea coordinada entre provincia y municipio”.

El responsable de Fiscalización indicó que “todo este proceso demandará casi un año para poder contar con un panorama general de toda la provincia. Las primeras zonas o regiones que se relevarán serán aquellas en las que el clima y el invierno así lo permitan. Los datos obtenidos a través del dron se digitalizan y se envían a los municipios para que ellos corroboren ese trabajo y luego sí, incorporar el estudio a la base de datos provincial de Catastro. La información estará luego a disposición de los contribuyentes y de los municipios de toda la provincia”.

Hugo Gatica agregó que “el Estado neuquino siempre concretó estas tareas de fiscalización, pero con otros métodos y siempre de manera solitaria. Es por eso, que lo positivo de este trabajo con el dron es que se hace de manera coordinada y de forma conjunta con las municipalidades, para que ellos también colaboren brindando información de su jurisdicción y actualizándola posteriormente”.

El responsable del Departamentos de Geodesia, Juan Pablo Parola, explicó también que este nuevo trabajo de fiscalización consiste, básicamente y en una primera instancia, “en revisar la base de datos para saber con exactitud lo hecho hasta el momento tanto por la misma dirección de Catastro, así como desde otras áreas de gobierno con las que se trabaja en conjunto”.

A partir de allí, se determinan las áreas para las cuales se requiere mayor información o en las que se cuenta con pocos datos y con el dron “que brinda las ventajas de ser un vehículo aéreo no tripulado y ultraliviano, se concreta un vuelo. El paso final es cotejar esas imágenes con los datos que ya poseía Catastro”.

“Luego se incorporan las mejoras al sistema, sumado a la función que nos brinda el dron de obtener algunas imágenes sobre la realidad de esa localidad determinada a la fecha de hoy. Al tener el relevamiento y con una previsión de aproximadamente una semana o diez días, se programa un nuevo vuelo y se obtiene una visión general de todas las propiedades”, aseguró el titular del área de Geodesia.