Esta actividad responde a una tarea conjunta entre el ministerio de Gobierno, Educación y Justicia con el de Salud, para capacitar a docentes de toda la provincia en cómo actuar en caso de emergencias y accidentes en las escuela.

El ministerio de Gobierno, Educación y Justicia en conjunto con el ministerio de Salud, lanzaron la capacitación sobre Reanimación Cardiovascular (RCP) a docentes y no docentes de los establecimientos educativos de la ciudad de Neuquén.

La formación se encuentra dentro del convenio firmado entre ambas administraciones a través del Sistema Integrado de Emergencias de Neuquén (SIEN) y el Consejo Provincial de Educación (CPE). Tiene por objetivo además de la transmisión del conocimiento, generar un espacio de debate y reflexión para una mejor respuesta en caso de emergencias.

Este emprendimiento que está previsto que alcance a todos los distritos de la provincia, responde al Programa Provincial de Capacitación y Formación Integral Docente que se desprende de la secretaría de Educación del ministerio de Gobierno, Educación y Justicia. Sus ejes se basan en la articulación entre organizaciones para posibilitar su realización; en la enseñanza y formación de docentes y profesa la igualdad a través de capacitaciones gratuitas.

El plantel de la formación está integrado por diez agentes del SIEN encabezado por la directora del mismo, Luciana Ortiz Luna, y personal del hospital Castro Rendón. El entrenamiento se extenderá durante cuatros días con sede de realización en la Escuela 207 de la ciudad de Neuquén. Se dictará durante los turnos mañana y tarde y se espera que para el final de los encuentros, el jueves 27 de febrero, hayan asistido aproximadamente 800 docentes.

Durante las jornadas, las disertaciones se basarán en charlas sobre socorrismo con reanimación cardiovascular (RCP) básico y primeros auxilios. Esto tiene por objetivo brindar herramientas para que cada docente pueda convertirse en formador de formadores en las escuelas. En esta temática se incluyen definiciones de escenarios, manejos de heridas, hemorragias, lesiones especiales, quemaduras, emergencias odontológicas y síndromes coronarios, entre otros.

Al respecto, Ortiz Luna explicó que “como docentes tenemos que hacer praxis relacionada a los pacientes, es decir los alumnos o colegas, en un accidente derivado en código rojo. Sucede que en caso de que ocurra algo, seremos juzgados por el Código Civil y Penal, escritos que están por encima de lo que diga incluso la directora. Aquí radica la importancia de actuar con responsabilidad de padre de familia, es decir, de incurrir en las acciones pertinentes y necesarias durante la espera de la ambulancia”.

A lo largo de 2013 se instrumentó y confeccionó un manual de socorrismo para las escuelas focalizado en docentes y alumnos, en el que se destaca la existencia e importancia del número de emergencias médicas 107 como central de recepción de los llamados de emergencias.