El 29 de mayo se dictará la primera capacitación sobre poda y conducción en manzanos y perales. La actividad, abierta y gratuita, forma parte del Proyecto de Modernización del Sistema de Riego de San Patricio del Chañar.

El ministerio de Desarrollo Territorial, en conjunto con el INTA, dará inicio a un ciclo de capacitaciones técnicas y de gestión para productores, encargados de chacra, operarios y podadores de San Patricio del Chañar.

Esta iniciativa se encuentra dentro del convenio de cooperación técnica firmado entre la provincia y el INTA para la ejecución de un programa de capacitación y transferencia tecnológica destinado a los beneficiarios del Proyecto de Modernización del Sistema de Riego, que cuenta con financiamiento del Banco Mundial a través del Programa de Servicios Agrícolas Provinciales (Prosap).

El primer encuentro, sobre “Poda y conducción en manzanos y perales”, lo dictará Juan Kiessling, de la Agencia de Extensión Rural Centenario de INTA. El propósito de esta jornada, a realizarse el 29 de mayo en la Chacra Teixé (Picada 6 Norte) de 14 a 18, es que los asistentes mejoren sus capacidades en la práctica de poda en frutales de pepita (manzanos y perales), orientadas a incrementar la precocidad, productividad y calidad de frutos en distintos sistemas de conducción.

En próximas jornadas se abordarán otros temas como la poda en frutas de carozo, cereza y vid, la incorporación de normas de calidad, mejora de la competitividad y rentabilidad del negocio. Las capacitaciones serán dictadas por técnicos profesionales de la Estación Agro Experimental Alto Valle de INTA y del componente de Asistencia Técnica Agrícola del Proyecto de Modernización del Sistema de Riego de San Patricio del Chañar.

Mejorar la productividad e incrementar superficie productiva

El Proyecto de Modernización del Sistema de Riego de San Patricio del Chañar se realiza con financiamiento del Banco Mundial por 190 millones de pesos y contempla la ejecución de una obra de 51 kilómetros de canales de hormigón armado y la apertura de más de dos kilómetros de drenajes.

Estas obras permitirán optimizar el sistema de riego, incrementando la eficiencia de distribución y aplicación del agua, y sumar 2.500 hectáreas irrigadas al área productiva del Chañar.