La cartera de Desarrollo Social destina 30 mil pesos mensuales para la concreción del Programa de Banda Infanto Juvenil para niños, niñas y adolescentes bajo medidas de protección.

El ministro de Desarrollo Social, Alfredo Rodríguez, recorrió hoy los hogares de niños, niñas y adolescentes Malén y Ayelén, a fin de constatar los avances en la implementación del programa “Vamos con la Música”.

Durante el recorrido, el titular de la cartera Social presenció, junto al Maestro Pablo Sobrino, las clases de instrumentos de viento, en el caso del hogar Malén, y percusión en el Ayelén.

Rodríguez adelantó que “una vez conformada la banda, desde el ministerio realizaremos las gestiones necesarias para que pueda actuar en diversos ámbitos culturales, como teatros, auditorios, plazas, parques, colegios y ceremoniales, convirtiéndose en una actividad de alto impacto y de características inéditas en la provincia”.

“Vamos con la Música” es un programa de creación de ensambles instrumentales para niños, niñas y adolescentes bajo medidas de protección, incluyendo a aquellos alojados en los nueve hogares dependientes del ministerio y a los acogidos por familias solidarias. Está a cargo del director de la Banda Infanto Juvenil de la Provincia, Pablo Sobrino, y bajo la órbita de la dirección general de Medidas de Protección.

El programa contempla a niños, niñas y adolescentes en situación de alta vulnerabilidad psicosocial y bajo medida judicial otorga la posibilidad de participar de un espacio cultural en el que se promueve la expresión y valoración personal, su inclusión socio-comunitaria y la restitución del derecho a la recreación y a la ocupación de su tiempo libre.

El ingreso a la banda está sujeto a la atención y predisposición de los interesados hacia la actividad y no requiere de conocimientos musicales previos de ninguna índole para integrarse. A cada niño o niña le fue provisto todo lo necesario para su participación: un instrumento musical en comodato, un atril para particellas, las partituras del repertorio y los insumos para el mantenimiento de cada instrumento, como cañas, aceites y vaselinas, entre otros.

El cronograma prevé el dictado de clases de lenguaje musical, práctica instrumental y técnica y trabajo en fila, todas con una importante carga horaria semanal y a cargo de profesores especializados. Sobrino supervisa las clases instrumentales, los ensayos generales y lleva a cabo la gestión y coordinación para el desarrollo de conciertos. La presentación de la Banda de Música de Hogares del ministerio de Desarrollo Social se concretaría en un plazo estimado de seis meses.

La cartera Social provee todos los recursos e insumos necesarios para la concreción del proyecto. Como lugar de ensayos se usa el salón Mirta Tronelli del ministerio, atento a la cantidad de participantes previstos, y se destinan espacios en los hogares para clases de instrumento y audio-perceptiva. Asimismo, se ofrece el traslado de los alumnos para ensayo semanal grupal.

También se destina un presupuesto mensual de 30 mil pesos para la ejecución del programa, que actualmente cuenta con la participación de más de 50 niños y niñas de los hogares.

Respecto al inventario de instrumentos musicales requeridos en el proyecto, este incluye: tres flautas traversas, cuatro clarinetes en si bemol, cuatro saxofones contraltos, dos saxofones tenores, dos cornetas a pistones en si bemol, dos trompetas a pistones en si bemol, tres trombones a vara, un fiscorno barítono, un set de batería completa con platos, un juego de platos de choque y un bombo gran casa.