Más de 50 profesionales realizaron un curso sobre actualización de tecnología para prevenir embarazos no planificados.

Con el objetivo de brindar más herramientas para prevenir embarazos no planificados y disminuir la tasa de embarazos adolescentes, 52 profesionales -entre médicos, obstetras y tocoginecólogos- de toda la provincia se capacitaron para realizar la colocación y extracción del implante subdérmico anticonceptivo.

La formación fue el viernes en el salón de usos múltiples del hospital de Plottier y estuvo a cargo de la psicóloga perteneciente al Programa Nacional de Salud Sexual y Procreación Responsable, Natalia Gugliormella, y la referente del departamento de Salud Sexual y Reproductiva, Cecilia Maisler.

Durante la capacitación, se planteó una instancia teórica donde se habló sobre los anticonceptivos de larga duración y las poblaciones destinatarias del insumo; y luego cada institución contó cómo fue la experiencia del implante subdérmico. También se instruyó sobre la colocación y extracción del implante. Hubo un espacio de Consejería en Salud Sexual y Salud Reproductiva para usuarios que hayan optado por el método. En otra instancia se pasó a realizar la colocación y extracción en maquetas.

Maisler explicó que es muy importante la capacitación y actualización de esta nueva tecnología, “que nos permite lograr el objetivo de prevenir embarazos no planificados y disminuir la tasa de embarazos adolescentes en la provincia”.

El implante subdérmico se incorporó al programa nacional de Salud Sexual y Reproductiva en 2014, y en la provincia del Neuquén ingresó en 2015. Se inició con la población adolescente de 15 a 19 años y, durante este año, se amplió el rango etario de 15 a 24 años; se excluyó la condición de haber tenido un evento obstétrico en el último año para su colocación.

“Se pone por indicación médica, es de fácil colocación, poco invasivo e indoloro”, explicó la referente y agregó que “el implante subdérmico consiste en una varilla flexible del tamaño de un fósforo de cera que se coloca debajo de la piel del brazo de la mujer, el cual libera hormonas de manera gradual”.

Dentro de los beneficios que brinda el dispositivo intrauterino, se menciona que es una anticoncepción discreta que previene el embarazo pero no enfermedades de transmisión sexual por lo que es recomendable la utilización del doble método: implante más preservativo. Tiene un período de duración de tres años, y es ideal para las mujeres que quieren liberarse de la toma diaria.

Además, reduce el sangrado menstrual, mejora síntomas de endometriosis (enfermedad benigna e inflamatoria que afecta a las mujeres durante su vida reproductiva; es la aparición y crecimiento de tejido endometrial fuera del útero), reduce los síntomas hormonales cíclicos, se puede usar durante la lactancia, y se puede hacer anticoncepción inmediata luego de un aborto o parto inmaduro.

El insumo lo abastece el programa nacional, y es gratuito para el grupo poblacional al que está dirigido. “Estamos abastecidos en la provincia, tenemos insumos y la distribución se realiza de acuerdo a la necesidad de cada hospital y centro de salud”, declaró Maisler y destacó la excelente aceptación de los profesionales para asesorar y recomendar el implante.