La actividad, impulsada desde el área de Ciencia y Tecnología de la secretaría del COPADE, se desarrolló hoy en el Centro Administrativo Ministerial y contó con la participación de investigadores, bibliotecarios y referentes de gobierno y de instituciones científicas y académicas de la región.

Con la participación de investigadores y docentes de la academia, así como también bibliotecarios, gestores de información y referentes del gobierno provincial y de instituciones dedicadas a la producción científica y tecnológica se desarrolló este miércoles en Neuquén capital una capacitación sobre “Acceso abierto al conocimiento científico y tecnológico”. Organizada por la secretaría de Planificación y Acción para el Desarrollo-COPADE, estuvo a cargo de Paola Azrilevich, quien coordina el Sistema Nacional de Repositorios Digitales del Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación Productiva de la Nación (Mincyt).

“Desde 2009 estamos trabajando fuertemente en el acceso a la información científico-tecnológica a través de repositorios digitales institucionales que son espacios digitales donde las instituciones colocan la producción de sus investigadores para que queden disponibles para todo el público”, informó la capacitadora. Al ser consultada sobre la implementación en esta región de iniciativas de este tipo, mencionó que hay acciones en tal sentido en la Universidad Nacional del Comahue y también a través del Conicet, el INTA y otras instituciones con presencia en la provincia que trabajan para poner a disposición de la comunidad la producción que generan.

Ante un auditorio repleto en el Centro Administrativo Ministerial expuso varios beneficios tales como la transparencia de lo que se produce en las instituciones de investigación del Estado y también el acceso equitativo a la producción científica.

“Hay un cambio de paradigma respecto de que no sólo quien puede pagar una suscripción puede acceder, sino todos podemos acceder a lo que se financia con fondos del Estado. En general, pasa a manos privadas de las editoriales y, si el Estado no suscribe, nosotros no accedemos a los contenidos. Con lo cual, el Estado financia que se produzcan esos materiales, se entreguen a las editoriales y el mismo Estado es quien vuelve a financiar -en gran parte- las suscripciones a las revistas donde esa información se publica para poder tener acceso a lo que generemos nosotros y también a lo que se genere en el resto del mundo”, dijo.

La ley de acceso abierto (N° 26899) que propició la creación de repositorios digitales fue sancionada en 2013 y reglamentada en 2016. Para concretar lo que la legislación propone desde el Estado “se apoya a las instituciones para que creen esas infraestructuras y esos repositorios con líneas de financiamiento específicas para la adquisición de servidores o equipamientos, formación de recursos humanos, etc., que permitan que esto suceda, no sólo desde lo legal y lo obligatorio, sino también ayudando a que pueda ser un cambio cultural, comprometiéndonos todos”, remarcó.