Batería de acciones para los sectores ganadero y frutícola

febrero 23, 2009

Desde la subsecretaría de Desarrollo Económico -dependiente del ministerio de Desarrollo Territorial- se concretaron una serie de medidas que solucionan problemas estructurales de los pequeños y medianos productores ganaderos y frutícolas.  
El subsecretario de Desarrollo Económico,  Javier Van Houtte, informó que desde la cartera a su cargo se gestionaron un paquete de medidas que benefician a pequeños y medianos productores del sector ganadero y la fruticultura. Explicó que “se priorizaron estos eslabones por su importancia en la provincia y por la cantidad de años que han sido postergados”.

El listado de medidas que beneficia a los pequeños productores incluye la elaboración de un proyecto para categorizar a los faenadores,  enviado a la Oficina Nacional de Control Comercial Agropecuario (Oncca); la habilitación de nuevas oficinas para extender la emisión del Documento para Tránsito de Animales (DTA); el pago de la segunda etapa 2007-2008 del Incentivo Ganadero y la flexibilización de normas para empaque de fruta; entre otras.

Van Houtte destacó que esta batería de acciones “solucionan problemáticas estructurales” de los productores. Comentó que las medidas adoptadas “hacen que aparezcan otros problemas, pero estamos apuntando a resolverlos”. Por tal motivo, agregó, “necesitamos el compromiso de los productores para que nos acompañen en estos cambios estructurales que necesita el sector para funcionar mejor”.

La resolución enviada a la Oncca contempla las categorías de los pequeños productores que necesitan faenar. “Es un problema que se viene acarreando hace muchos años y la provincia hizo lo propio a principios del año pasado”, explicó el subsecretario.

Recordó que se hicieron “fuertes gestiones” con la Oncca y que “vinieron técnicos a recorrer la provincia para otorgar habilitaciones provisorias”. Esa acción permitió la posterior emisión del proyecto de resolución que aprobaría una categoría para los faenadores.

“Vemos con mucha satisfacción este proyecto de resolución porque, más allá que haya que hacerle agregados y algunas aclaraciones, vemos cómo, a partir de las gestiones que se han hecho con el Senasa (Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria), el INTA (Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria) y la Provincia, se trabaja en conjunto para dar soluciones a las demandas”, expresó.

Otro beneficio para la ganadería de la provincia fue implementar nuevos puntos de emisión del DTA, medida que el funcionario calificó como “un tema muy solicitado por  los pequeños productores”. Según indicó, “tradicionalmente sólo era emitido en los lugares en donde había una oficina el Senasa; por lo tanto, los crianceros de zonas distantes tenían que recorrer 200 ó 300 kilómetros”.

Actualmente, este tipo de documentación se está emitiendo en Piedra del Águila, Picún Leufú, Cutral Co y Añelo. Mientras que están en vías de habilitarse las oficinas de Aluminé, Loncopué y Buta Ranquil. “Hay en agenda otras localidades con las que iremos avanzando paulatinamente”, informó Van Houtte, “esta es una solución concreta, quizás difícil de cuantificar, pero es para facilitar la regularización, la faena y la comercialización a través de los sistemas vigentes a los pequeños productores”.

En cuanto al pago de la segunda etapa 2007-2008 del Incentivo a la Producción Ganadera, sugirió a los productores que ante la crisis financiera, la sequía y el invierno complicado que se avecina, “destinen estos fondos a la provisión de forrajes”.

Advirtió que la provincia “probablemente no cuente con algunos recursos que habitualmente destinaba a la provisión de fardos en el interior” y sostuvo que, por ese motivo, desde la subsecretaría de Desarrollo Económico se priorizó este desembolso. “Necesitamos el compromiso del productor, (porque) lamentablemente, dada la situación financiera, no va a haber provisión de forrajes por parte de la provincia”, remarcó.

Subrayó también que el gobierno provincial prioriza la realización de gestiones a largo plazo en lugar de medidas coyunturales  “como la provisión de fardos, que sabemos tapa un agujero pero no solucionan ninguna cuestión estructural”.

Más Terneros

La aplicación en Neuquén del programa nacional “Más Terneros” forma parte también de las gestiones que realiza la subsecretaría. Consiste en brindar asistencia a los productores ganaderos para la formulación y ejecución de planes productivos mediante asesoramiento técnico, promoción del trabajo grupal y Aportes Económicos No Reintegrables.

El objetivo del programa es alcanzar un incremento significativo en la producción de terneros en la actividad bovina de cría. Por eso, las medidas adoptadas están orientadas a brindar una diversidad de beneficios a los ganaderos que implementen decisiones con alto impacto productivo.

“Este es un programa que tenemos que potenciar, como así también la presentación de proyectos y los montos que se prevén para implementarlo”, aseveró Van Houtte. Precisó  que “queremos difundir las ventajas que tiene y explicar cómo se tiene que armar el proyecto” y comentó que se está trabajando en ese sentido con la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Pesca y de la Nación.

Sector Frutícola

Respecto a los productores frutícolas,  el subsecretario señaló que está en marcha un acuerdo para solventar los costos de recolección y cosecha de la fruta. La medida se concretaría a través de un convenio entre el gobierno provincial y las industrias de jugo concentrado de peras y manzanas radicadas en Neuquén. La alternativa que está en análisis es cubrir el costo de recolección por parte del Estado, reconociendo a las empresas futuros compromisos de pago de tasas e impuestos.

Van Houtte planteó que “hoy el precio que puede pagar la industria a los productores no es suficiente  para solventar los costos de cosecha” y afirmó que la firma de este convenio aseguraría “la recolección de toda la fruta, que no quedaría en el campo”.  Señaló que “ésta es otra erogación que haría la provincia pensando, en este caso, básicamente en la previsión de problemas sanitarios que pudiera haber en un futuro”.

Otra de las medidas, vigente desde el 12 de febrero pasado, es la resolución Nº 109/2009 del Régimen Transitorio para pequeños y medianos productores que acondicionan fruta con destino al mercado interno. La norma tiene vigencia hasta el 31 de mayo próximo y está destinada a pequeños productores con chacras de hasta 15 hectáreas.

La finalidad de esa medida es que “se habiliten los empaques en las chacras para adecuar las normativas del empaque para el mercado interno,  lo cual hace que los productores chicos puedan acceder directamente cumpliendo las mínimas normas que aseguren sanidad e inocuidad alimentaria”, dijo Van Houtte.