Ayuda de 10 millones de pesos para 120 pequeños vitivinicultores

mayo 12, 2010

Los fondos provienen de la Corporación Vitivinícola de la Argentina (Coviar) y la secretaría de Agricultura Familiar y Desarrollo Rural de la Nación. La subsecretaría de Producción y Desarrollo Económico provincial hará un diagnóstico para optimizar el uso del aporte.

Este miércoles 12 de mayo, por la mañana, el subsecretario de Producción y Desarrollo Económico, Javier Van Houtte, informó que se otorgará una ayuda de 10 millones de pesos para 120 pequeños vitivinicultores de la provincia. Los fondos provienen de la Corporación Vitivinícola de la Argentina (Coviar) y la secretaría de Agricultura Familiar y Desarrollo Rural de la Nación.

El funcionario hizo el anuncio durante una reunión que mantuvo en el ministerio de Desarrollo Territorial con referentes del sector vitivinícola, como técnicos del Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA) y la facultad de Ciencias Agrarias de la Universidad Nacional del Comahue (UNco). Allí, convocó a los presentes a elaborar de forma conjunta un diagnóstico orientado a optimizar la implementación de los fondos.

Al concluir el encuentro, Van Houtte informó que la convocatoria tenía como fin analizar “las características de estas operatorias y las pautas de implementación de estos fondos que vienen fijados por los organismos que han puesto los recursos”. Señaló que la idea es “hacer un diagnóstico del sector en la provincia y consensuar las formas y estrategias que les plantearíamos a estas instituciones para la utilización de los fondos en Neuquén”.

Comentó además que está previsto ayudar con este aporte a unos 120 pequeños productores vitivinícolas de las cuencas de Chos Malal, Picún Leufú, Plottier, Centenario y Senillosa. Se intentará colaborar con ellos para incorporarlos al mercado y que “se vaya haciendo de la vitivinicultura una actividad viable, con desarrollo y no de supervivencia”.

El funcionario aseguró que no planea incorporar de nuevos productores en la ayuda, pero los fondos sí se podrán destinar a la ampliación de los actuales viñedos, la incorporación de nuevas tecnologías, sistemas de riego o puntales, la reconversión varietal, el asesoramiento técnico y a la mejora industrial de las bodegas existentes. “Estamos pensando en la complementación del sector vitivinícola más desarrollado que tiene la provincia, como son las bodegas de San Patricio del Chañar”, explicó.

Anticipó por otra parte que contratarán a animadores, a través de la Coviar, para que realicen un relevamiento de la situación de los pequeños productores, “las hectáreas, ubicación y régimen de tenencia de la tierra y la aptitud para incorporar cambios tecnológicos en sus producciones”. También se realizará un relevamiento industrial de las plantas de procesamiento de las diferentes bodegas que hay en la provincia “en distinto estado de trabajo”, según precisó.

Por último, indicó que tanto el INTA como la Unco se comprometieron a elaborar un protocolo de buenas prácticas que “abarcaría las condiciones que habría que exigirle a los productores para asegurar la viabilidad comercial y económica y que podamos transitar un camino de salida, para dejar de depender del subsidio para trasformarse en una economía viable”.

De la reunión también participaron el coordinador de Política Frutihortícola, Roberto Clementi; el director provincial de Regulación, Fiscalización y Sanidad, José Andino; el director general de Sanidad Vegetal, Mariano Bondoni; y técnicos de la subsecretaría de Producción y Desarrollo Económico.

Acerca de la Coviar

La Corporación Vitivinícola de la Argentina es una entidad mixta, pública y privada. Está conformada por Cooperativas Vitivinícolas Argentinas, Bodegas de Argentina, Cooperativa de Viñateros de Mendoza y las cámaras: Argentina de Fabricantes y Exportadores de Mosto, de Bodegueros de San Juan, de Productores Vitícolas de San Juan, Riojana de Productores Agropecuarios y Vitivinícola de San Juan.

También está integrada por el Centro de Viñateros y Bodegueros del Este, la Federación de Cámaras Vitícolas Argentinas y los gobiernos de las provincias de Mendoza, San Juan, La Rioja, Salta, Catamarca, Neuquén y Río Negro. Además, el INTA, el Instituto Nacional de Vitivinicultura, Productores de Uvas de Mesas y Pasas y la Unión Vitivinícola Argentina.