Avanza plan de mejoramiento productivo en la comunidad mapuche Catalán

enero 30, 2012

Con financiamiento del Proyecto de Desarrollo de la Patagonia, un grupo de familias comenzará la construcción de cobertizos y la implementación de pasturas.

Autoridades de la comunidad mapuche Catalán del paraje Lonco Luan se reunieron con el subsecretario de Producción, Javier Van Houtte, a quien informaron sobre los avances de un Plan Integral de mejoramiento productivo que cuenta con financiamiento del Proyecto de Desarrollo de la Patagonia (Proderpa).

El lonco Ramón Quidulef y el werken Vidal Catalán fueron recibidos días atrás por Van Houtte, quien además es coordinador provincial del Proderpa. En el encuentro, le informaron las acciones realizadas hasta el momento y destacaron la asistencia técnica que están recibiendo.

En septiembre pasado, la comunidad recibió casi 160 mil pesos destinados a financiar el proyecto “Cobertizos para prevención de mortalidad ganadera, cerramientos e implementación de pasturas”, que constituye la primera etapa de un Plan de Desarrollo Productivo Integral.

Los fondos se destinan a la construcción de diez cobertizos, la implantación de trece parcelas y los cerramientos correspondientes, beneficiando en esta primera instancia a 23 familias.

El plan, pensado para un desarrollo a tres años, contempla otras etapas, alcanzando en total a unas 44 familias de la comunidad Catalán, a través de distintas acciones que tienen como objetivo general el mejoramiento productivo.

“Es muy importante conocer de primera mano cómo repercute el Proderpa en sus beneficiarios, no quedarse solamente con el dato de los desembolsos, sino seguir de cerca el desarrollo de los proyectos. También es una satisfacción saber que es muy útil el trabajo realizado por los técnicos, a través de la asistencia que le brindan a las comunidades y organizaciones”, destacó Van Houtte.

“Vemos que este proyecto está en un buen camino. Todas las metas que nos planteamos en los primeros meses las hemos cumplido. Es para destacar la asistencia técnica recibida y el compromiso de los integrantes de la comunidad”, comentó Quidulef.

El lonco detalló que tras recibir los fondos, se elaboró un cronograma de compras y entre octubre y diciembre se realizó la adquisición de los insumos para los cobertizos y la siembra. “Actualmente estamos avanzando en la distribución de los materiales y de acuerdo a lo que estipulamos en un reglamento interno nuestro, cada productor tiene 60 días para concretar las obras”, dijo.

Importancia de las obras

Según se destaca en el proyecto que se presentó al Proderpa, con los cobertizos se pretenden reducir las pérdidas de ganado por las inclemencias climáticas y aumentar y/o mejorar la actividad ganadera de los pequeños productores crianceros. También pueden ser utilizados con otros fines como galpón de esquila y depósito de fardos de lana.

Se destacó que la incorporación de los cobertizos al sistema productivo “permite mejorar las condiciones generales de trabajo y generar un impacto social positivo”.

El proyecto contempla además el cerramiento y siembra con cebadilla y alfalfa de 13 parcelas de una hectárea cada una, con el objetivo de mejorar la infraestructura predial, aumentar la oferta forrajera, obtener mejor estado nutricional y un manejo más adecuado del ganado ovino y caprino.

Otras cuestiones en las cuales se trabajará en el marco del Plan Integral son capacitaciones sobre sanidad animal (botiquines, calendarios de vacunación) para la prevención, tratamiento y control de enfermedades, y el asesoramiento y acompañamiento en actividades de acopio y venta de lana.

Beneficiarios

La Comunidad Mapuche Catalán está constituida por 110 familias y se encuentra ubicada en el paraje Lonco Luan (departamento Aluminé).

Tiene como principal actividad productiva la ganadería extensiva mediante el sistema de cría trashumante (invernadas y veranadas) de ganado ovino y bovino que se destina al autoconsumo y a la venta de animales en pie. También desarrollan la actividad forestal.

Proderpa

Las acciones del Proderpa tienen como destinatarios a habitantes rurales de bajos recursos de la provincia de Neuquén. Las actividades del proyecto apuntan a tres componentes: fortalecimiento de las capacidades organizativas, desarrollo productivo y acceso a los mercados y fondos de contingencia.

Se financia con fondos del Fondo Internacional de Desarrollo Agrícola (FIDA) y aportes del gobierno de la provincia del Neuquén.