Se encuentra cerca de su finalización la primera etapa de los trabajos, que permitirá el acceso al agua para uso domiciliario y productivo.

La comunidad Millaqueo, ubicada en el paraje Los Alazanes dentro del departamento Picunches, está próxima a poder contar con agua para uso domiciliario y productivo, ya que se encuentra cerca de su finalización la obra correspondiente.

Esta comunidad se encuentra cerca de una zona de vertientes que se encontraban desaprovechadas por la falta de infraestructura y la imposibilidad de los habitantes del sector de adquirirla por su elevado costo.

Con el fin de resolver esta necesidad y de procurar la permanencia de las familias en sus campos, se formuló el proyecto acompañado por la subsecretaría de Producción, dependiente del ministerio de Producción e Industria, que fue financiado a través del Proyecto de Inclusión Socio–Económica en Áreas Rurales (Pisear).

Son 15 familias las que se beneficiarán con estas obras, que requirieron una inversión de 2.077.000 pesos. “Hemos tenido la suerte de poder ser parte de este proyecto de agua”, manifestó el lonco Patricio Zapata.

“Los hombres están en la cordillera con sus animales y acá quedan las mujeres y los jóvenes, algunos de ellos estuvieron estudiando y ahora en vez de disfrutar las vacaciones están trabajando con el pico y la pala”, comentó.

En este sentido, expresó que “las mujeres son muy emprendedoras en la comunidad y son las que más empeño han puesto” y destacó que “se armaron cuadrillas y están trabajando con el primer lonco de la comunidad, Arturo Acuña, en las redes de agua”.

Precisó que se ha avanzado mucho en la colocación de las redes y las mangueras. “Ahora estamos con cierre de vertientes y la colocación de las pantallas solares para la provisión de energía para las bombas. Calculamos que en una semana estaríamos terminando por completo una de las cinco obras”, remarcó Zapata.

Por último, indicó que “las otras obras llevan alrededor de un 60 por ciento de avance y creemos que este es el último año que vamos a sufrir la falta de agua”. El grupo de trabajo está compuesto por cinco hombres y 18 mujeres.

Financiamiento

La subsecretaria de Producción, Amalia Sapag, comentó que el Pisear es financiado por el Banco Mundial-BIRF a través de la secretaría de Agroindustria de la Nación y comenzó su ejecución formal en la provincia en 2017.

“En el transcurso de 2018 se aprobaron siete sub proyectos de cinco comunidades originarias y dos grupos de hecho por un monto total de casi 21,5 millones de pesos, alcanzando a 304 familias. A su vez, se realizaron segundos desembolsos de cuatro sub proyectos aprobados durante 2017 por un total de 2.360.000 pesos”, detalló.

Dijo que “de los doce proyectos financiados por Pisear, siete están comenzando, tres se encuentran en ejecución intermedia y los últimos dos se finalizaron durante 2018”. Las 12 iniciativas contemplan inversiones por 30.617.000 pesos, beneficiando a un total de 680 familias.

La comunidad

La comunidad Millaqueo se encuentra ubicada 25 kilómetros al oeste de Zapala, sobre la ruta nacional N°40, camino a Las Lajas. Se emplaza hacia ambos márgenes de la ruta con una extensión aproximada de 14.000 hectáreas. Allí viven 33 familias con variado rango etario.

La actividad productiva principal es la ganadería extensiva menor, con predominio de cabras por sobre ovejas y vacas. La mayoría de las familias efectúa pastoreo de trashumancia. Desde hace varios años, la comunidad ha avanzado en conjunto con los gobiernos provincial y nacional para poder mejorar la calidad de vida de las familias.

Desde 2015 hasta la actualidad han ejecutado algunos proyectos que permitieron dotar de agua a 15 familias durante 2016, tanto para consumo humano como para uso productivo, además de la construcción de cobertizos para resguardo de sus animales en condiciones climáticas desfavorables o de las madres durante la parición, un galpón comunitario para la esquila limpia al igual que equipamiento para esta actividad, un galpón para resguardo de insumos para la producción, corrales para manejo ganadero y el mejoramiento de otra infraestructura existente.

Esto ha permitido que tanto las familias de la comunidad como jóvenes que han nacido allí estén interesados en volver a su tierra para instalarse y dedicarse a la producción. Los recursos utilizados en todo el mejoramiento suman unos cinco millones de pesos.