La obra se encuentra dentro del Plan Quinquenal 2019-2023 y responde a la planificación de inversiones para ampliación, modernización y redefinición de Hospitales Zonales de toda la provincia. 

Los trabajos del nuevo hospital de Aluminé muestran un avance del 20 por ciento, de acuerdo con lo informado por la subsecretaría de Obras Públicas, dependiente del ministerio de Economía e Infraestructura. La inversión prevista ronda los 40 millones de pesos.

En esta primera etapa se construyen los sectores destinados a guardia; imágenes, nuevos accesos para ambulancias y público; y la sala de máquinas, desde donde se abastecerá al edificio completo y las futuras ampliaciones. La obra consta de 1.103 metros cuadrados cubiertos y 76 metros cuadrados semicubiertos.

Los trabajos se realizan en el sector oeste del predio -de libre disponibilidad- ya que, por una parte, no se encuentra afectado a ningún tipo de uso y por la otra permite la continuidad del servicio del edificio existente sin perturbaciones.

La sala de máquinas constará de una sala de máquinas general; sala de rack; sala electricidad; sector mantenimiento; dormitorio de choferes, estacionamiento de ambulancias; sector gases medicinales y un depósito propio del sector. Las tareas comprenden también la demolición del actual edificio de estacionamiento de ambulancias y el mantenimiento del edificio existente de salud mental.

El sistema constructivo empleado es el tradicional húmedo. Inició con una platea de hormigón armado y la instalación cloacal correspondiente a continuación del sector de imágenes, teniendo en cuenta la próxima ampliación a los fines de optimizar en el futuro la obra con el edificio funcionando.

Para transmitir las cargas verticales se proyectó un sistema sismorresistente formado por columnas y vigas de carga, que trabajarán en conjunto con las vigas y columnas de encadenado. Los muros exteriores estarán compuestos de ladrillo revestido con piedra con revoque en su cara interior.

En el interior, los muros divisorios entre los espacios principales se desarrollarán en ladrillo cerámico revocado en ambas caras, con revestimientos según corresponda al local.

Se colocará piso granítico. Los revestimientos serán de porcellanato y tendrán distintas terminaciones dependiendo del sector. En toda la etapa se colocarán cielorrasos suspendidos en placa de roca de yeso con junta tomada y estructura galvanizada. Las circulaciones tendrán cielorraso suspendido modular desmontable.

Entre los trabajos exteriores se están abriendo dos calles de ingreso, una de las cuales se destinará al ingreso exclusivo de ambulancias (hoy ese acceso es compartido con los vehículos de logística).

Respecto de la instalación eléctrica, se hará un nuevo pilar con la potencia necesaria para abastecer tanto la I Etapa como la ampliación futura. La acometida eléctrica será por medio de conductores del tipo Sintenax, y se incorporará un nuevo grupo electrógeno que será provisto por la subsecretaría de Salud, un tablero de conmutación, el tablero principal y tableros seccionales.

Se realizará una nueva conexión a la red pública de saneamiento en cañería de polipropileno sanitario. El agua fría se alimentará desde el colector previsto, mientras que el agua caliente será generada por termotanques. La distribución en la red se realizará en cañería de polipropileno homopolímero por temofusión.

Esta primera etapa contará además con un nuevo sistema central de calefacción a gas natural y refrigeración por expansión directa para el sector Laboratorio e Imágenes. Para el Shock Room además se instalará un sistema de filtrado de alta eficiencia, humidificación y presurización.

Respecto de la instalación de gas se realizará una acometida nueva con medidor de caudales de doble regulación que abastecerá además a toda la futura ampliación del edificio.

La instalación contra incendios y seguridad contará con un sistema nuevo que funcionará con extinción por agua y portátiles (matafuegos tri clase con manómetro), luces de emergencia y señalizaciones de escape, todo según la normativa vigente.

Los gases médicos prevén la instalación de cañerías, válvulas y todo el material y accesorios hasta los puestos de consumo con los poliductos correspondientes de oxígeno, aire comprimido y vacío operados por una central semiautomática que contará con compresores y bombas de vacío.

Finalmente, el sistema de voz, datos y CCTV se integrará a través de un sistema de fibra óptica de acuerdo a la normativa vigente de la subsecretaría de Salud, con nuevos racks, UPS y central telefónica que deberán ser aprobados por la Optic.

Los trabajos del nuevo hospital de Aluminé muestran un avance del 20 por ciento.