Se realizó en Neuquén la Asamblea Anual del Cluster Norpatagónico de Fruta Fina, con la participación del sector público y privado de esta provincia, Río Negro y Chubut.

Con la participación de productores de tres provincias y referentes de distintos organismos públicos y privados, Neuquén fue sede de la Asamblea General Anual del Cluster Norpatagónico de Frutas Finas. El objetivo fue conocer el estado de ejecución de proyectos que apuntan a mejorar la competitividad del sector, así como también debatir sobre costos, mano de obra y mercado interno.

La actividad se realizó la semana pasada durante dos jornadas y contempló un trabajo de gabinete y la visita a establecimientos productivos de la zona Confluencia.

frutas finas

El subsecretario de Producción, Javier Van Houtte, estuvo presente en la apertura del encuentro y destacó que “a través del Centro PyME-Adeneu, con su Programa de Frutas Finas, desde hace años se busca acompañar a los productores. Permanentemente se intenta leer lo que va pasando para adecuarse y seguir estando presentes”.

Agregó que “hoy estar acompañados por las otras provincias que integran el Cluster es un orgullo, tanto en su parte pública como privada, como también la visita de representantes del ministerio de Agricultura de la Nación y de la Unidad de Cambio Rural que impulsan este instrumento”.

El Cluster Norpatagónico de Frutas Finas es el resultado de la coordinación de esfuerzos entre el sector público y privado en la búsqueda de aumentar la competitividad del sector productor y elaborador de frutas finas del norte de la Patagonia. Está integrado por 170 productores, abarcando a unas 220 hectáreas en producción.

El proyecto se enmarca en las Iniciativas de Desarrollo de Clusters que lleva adelante el Programa de Servicios Agropecuarios Provinciales (Prosap), que es ejecutado por la Unidad de Cambio Rural (UCAR) dependiente del ministerio de Agricultura, Ganadería y Pesca de la Nación.

Nicolás Fernández, gerente del Cluster, explicó que “es una iniciativa que surge hace más de dos años. Está integrado por el sector productor de fruta fina, desde la mano de obra, la producción primaria, elaboradores, entes estatales técnicos y educativos municipales, provinciales y nacionales de Río Negro, Neuquén y Chubut. Es una mesa de desarrollo en donde se articulan las acciones para este sector a lo largo de toda la cadena”.

Actividades

Durante la primera jornada de trabajo se realizó una presentación del estado de ejecución de los proyectos estratégicos establecidos en un Plan de Mejora Competitiva que buscan tener impacto en el Cluster en su conjunto y que en un gran porcentaje se encuentran en ejecución, con financiamiento del Prosap.

Estos proyectos alcanzan a distintas instancias de la cadena de valor, como la comercialización directa, la homogeneización de la calidad a través de un protocolo único, el ensayo de variedades de plantas nuevas, instancias de capacitación, infraestructura y la generación de una marca de diferenciación.

Luego se realizaron paneles de debate sobre Costos, Mano de Obra y Mercados Internos.

En la segunda jornada se visitaron establecimientos productivos de frutilla, cereza y frambuesa de la zona Confluencia.

Articulación

Fernández explicó que “antes del Cluster los productores recibían apoyo técnico y financiero desde el INTA y los gobiernos provinciales pero no había una articulación de todas las instituciones ni entre los propios privados como para seguir avanzando en el desarrollo del sector”.

De la actividad, que se realizó en el Centro PyME-Adeneu participaron, además de los productores, técnicos y autoridades de las tres provincias, del Prosap y el ministerio de Agricultura de la Nación.