Autoridades del EPAS y de Salud ratifican la potabilidad del agua

junio 17, 2011

Técnicos del organismo presentaron un informe sobre las acciones realizadas en la zona afectada por la erupción volcánica del Puyehue al ministro de Salud, Daniel Vincent. Aseguraron que el potencial de hidrógeno (Ph) del agua sigue en valores normales y ratificaron que “las cenizas no son tóxicas”.

Este viernes 17 de junio, representantes del Ente Provincial de Agua y Saneamiento (EPAS) presentaron un informe sobre las acciones realizadas en la zona afectada por ceniza del volcán Puyehue al ministro de Salud, Daniel Vincent. Afirmaron que el potencial de hidrógeno (Ph, una medida de alcalinidad) del agua sigue en valores normales y ratificaron que “las cenizas no son tóxicas”.

Fue durante una reunión que se desarrolló en el Centro Administrativo Ministerial (CAM), de la que también participaron integrantes del Comité Operativo de Emergencias Sanitarias (COES) de la subsecretaría de Salud.

El encuentro se realizó por un pedido que hizo Vincent el jueves. “Le solicité a la gente del EPAS que nos interiorizara sobre la situación actual del agua de la zona afectada por la ceniza volcánica, ya que estaban circulando rumores que ponían en duda la potabilidad”, explicó el ministro.

La presentación estuvo a cargo del gerente de Control de Calidad del ente, Martín Herrera Desmit, quien llevó tranquilidad y evacuó dudas sobre la potabilidad del agua en las zonas afectadas.

Contó, tras la reunión, que “se entregó información y protocolo fehaciente de todos los análisis que demuestran que, hasta ahora, la ceniza volcánica no ha dado ningún elemento tóxico que genere algún alerta en la población”.

Aclaró también que los datos recolectados fueron comparados con registros históricos que tiene el EPAS y remarcó que, “hasta hoy, no hay problemas con el agua y las cenizas no son tóxicas”. De todos modos, indicó, el organismo insiste en la cloración del agua para consumo.

Durante la exposición, los representantes del EPAS señalaron que el Ph del agua no se ha modificado y se encuentra en valores normales. Ampliando este punto, una especialista en química del organismo detalló que los óxidos de las cenizas, en contacto con el agua, forman hidróxidos que producen sólo un leve aumento del Ph que no tiene impacto sobre la salud.

Herrera recalcó además que el EPAS basa sus análisis en sus propios laboratorios, cotejando sus resultados con los de otros organismos, como la empresa estatal rionegrina Investigaciones Aplicadas (Invap), la Autoridad Interjurisdiccional de Cuencas (AIC) y la dirección provincial de Recursos Hídricos. Añadió que obtuvieron en estos casos resultados coincidentes que reafirman la potabilidad del agua y sólo se constató la presencia de turbidez en algunas áreas específicas.

En el encuentro, también se remarcó que los datos del EPAS coinciden con la información obtenida desde el COES por parte del “Programa nacional de prevención y control de las intoxicaciones”, que depende del ministerio de Salud de la Nación.