La visita técnica es parte de una serie de recorridas que los ediles realizan a instalaciones del ente en la ciudad. El mes pasado estuvieron en la planta de tratamiento de Bardas Norte y en los próximos meses visitarán la planta Tronador.

El presidente del Ente Provincial de Agua y Saneamiento (EPAS), Mauro Millán acompañó hoy a concejales de la ciudad de Neuquén pertenecientes a distintos partidos políticos que integran la Comisión de Ecología y Medio Ambiente del Concejo Deliberante, en una recorrida por la planta de tratamiento de efluentes cloacales del Parque Industrial de Neuquén.

La visita técnica es parte de una serie de recorridas que los ediles realizan a instalaciones que el ente provincial posee en la ciudad de Neuquén. El mes pasado estuvieron en la planta de tratamiento de Bardas Norte, hoy hicieron lo propio con la planta del PIN y en los próximos meses visitarán la planta de tratamiento Tronador.

Durante la recorrida se verificó el funcionamiento de la planta conforme a lo establecido en las Normas de Calidad Internacional.

Durante la recorrida se verificó el funcionamiento de la planta, desde el ingreso de los líquidos crudos, el proceso de tratamiento, y la calidad de los líquidos tratados que se vierten al cuerpo receptor, conforme a lo establecido en las Normas de Calidad Internacional.

Actualmente la planta recibe y da tratamiento a los líquidos cloacales del barrio y área de Industrias, cubriendo la demanda de 30 mil habitantes. Este miércoles se pudo corroborar conjuntamente con los concejales el pleno funcionamiento de todos los componentes del proceso y las óptimas condiciones con las que el líquido tratado sale de la planta.

Millán explicó que “la planta del PIN es emblemática porque se trata de la primera con la que contó el EPAS, conjuntamente con los primeros módulos de la planta Tronador en barrio Confluencia. Fue ejecutada en la década de 1980, luego modernizada en el año 2000 con una inversión de más de 13 millones de pesos y tiene una capacidad para una población de 30.000 habitantes o los caudales equivalentes”.

Detalló que “esta planta está preparada para tratar los líquidos domiciliarios de los barrios que se encuentran en las inmediaciones del Parque Industrial, pero principalmente los efluentes de las industrias asentadas en el lugar”.

Millán explicó que “la planta del PIN es emblemática porque se trata de la primera con la que contó el EPAS, conjuntamente con los primeros módulos de la planta Tronador en barrio Confluencia.

“Hoy los concejales pudieron ver cómo funcionan los distintos sectores de la planta, desde el ingreso de los líquidos, el tratamiento primario a través de la cámara de rejas; el tratamiento de intersección de sólidos y el proceso biológico, con el primer tratamiento, desengrasador, tanques, proceso anaeróbico y aeróbico y, por último, la desinfección. Se pudo comprobar la calidad de los líquidos que el EPAS vierte al río Neuquén”, relató.

Con respecto a este último tramo, Millán destacó que “los líquidos que se están vertiendo son de una calidad óptima. Se observa una transparencia total del líquido y el proceso de desinfección trabajando normalmente”.

El presidente del EPAS detalló que “las cuencas cloacales de Neuquén capital son tres: una es la de Bardas Norte, otra es esta del PIN y luego está la planta de tratamiento Tronador, que es la que colecta la mayor cantidad de líquidos y los trata. Es decir, que las dos plantas ya visitadas representan un 15 por ciento de todos los líquidos cloacales que se tratan en la ciudad”.

Indicó que “ahora sólo nos resta recorrer Tronador, para lo cual asumimos el compromiso con los concejales de visitarla en febrero de 2017, inmediatamente después de que la empresa constructora entregue la obra de ampliación de cinco módulos más”.

Al finalizar la recorrida, el presidente del EPAS destacó la importancia de la visita a planta y al Laboratorio.

Millán explicó que “es importante recordar que estas instalaciones cuentan con siete módulos en funcionamiento y en estos momentos se están ampliando cinco más para poder aumentar la capacidad a doce módulos, con una proyección a 20 años para atender a 360 mil habitantes. De esos cinco módulos nuevos contratados, dos de ellos están funcionando. O sea que actualmente la planta está funcionando con nueve módulos en total”.

También se aprovechó la oportunidad para conocer el Laboratorio Central del EPAS, que tiene a su cargo el monitoreo de los servicios de suministro de agua potable y saneamiento en toda la provincia, cuyo sistema de Gestión de Calidad se encuentra Certificado por la Norma Internacional ISO 9001.

Al finalizar la recorrida, el presidente del EPAS destacó la importancia de la visita a planta y al Laboratorio para “conocer el trabajo que se realiza, cómo se fortalecen todos los servicios de la provincia a través de su monitoreo, un sector del ente muy poco conocido, que muchas veces trabaja desde el anonimato, controlando la calidad del agua con el prestigio de contar con la certificación de normas internacionales”.

Millán destacó que “los líquidos que se están vertiendo son de una calidad óptima. Se observa una transparencia total del líquido y el proceso de desinfección trabajando normalmente”.