En la zona afectada trabajan agentes del hospital de Aluminé, del Centro de Salud de Ruca Choroi y Ñorquinco, el equipo del Sistema Integrado de Emergencias de Neuquén (SIEN) y del hospital de Junín de los Andes.

El ministro de Salud, Rubén Butigué, visitó ayer la zona afectada por los incendios y constató el trabajo que se está desarrollando. Estuvo acompañado por el director provincial de Organización de Establecimientos, Máximo Boero, y el jefe de Zona Sanitaria II, Marcelo Fraccia.

Luego de la visita, Butigué indicó que “fuimos al hospital local, donde estuvimos con los trabajadores del lugar. Después recorrimos la zona afectada de Ruca Choroi, Ñorquinco y Pilhué, estuvimos con todos los equipos de trabajo, particularmente con el personal del sistema de Salud que está brindando asistencia”.

En la zona afectada se encuentran trabajando agentes del hospital de Aluminé, del Centro de Salud de Ruca Choroi y Ñorquinco, el equipo del Sistema Integrado de Emergencias de Neuquén (SIEN) y del hospital de Junín de los Andes.

“Ante esta catástrofe natural se dio una respuesta como sistema de Salud con lo local, lo zonal y lo regional”, dijo el ministro y agregó que “a nivel local se destaca el trabajo del personal de Salud en conjunto con las otras reparticiones y sobre todo con las comunidades originarias, que de manera voluntaria, solidaria y participativa aportaron más de cien operarios a la tarea de combatir el incendio”.

También manifestó que “en el lugar la gente estaba conforme, con el espíritu reconfortado por la tarea y la lucha. Y por el acompañamiento de Dios con la lluvia, se pudo combatir y ganarle a la adversidad del fuego”. Destacó que “el lugar está lleno de turistas con máxima utilización hotelera, eso quiere decir que, a diferencia de Villa La Angostura (en ocasión del evento del complejo volcánico Puyehue-Cordón Caulle), no alteró la vida” de la gente de Aluminé.

Para concluir, Butigué expresó que “Salud esté en el lugar habla de un Estado presente que pone combustible, equipamiento y recurso humano. Se sigue en estado de alerta, superamos la coyuntura, estamos atentos y preparados, pero la situación está controlada”.

Desde el ministerio de Salud informaron que desde el comienzo del operativo se dio el apoyo necesario para asistir a los pobladores y brigadistas en el lugar. Al respecto, Butigué detalló que “el sistema de Salud de la provincia, articulando con Nación y municipio, trabajan juntos en la asistencia. Enviamos el equipo del SIEN, que junto con la gente del hospital, de centros de salud y de puestos sanitarios trabajan en la atención y se sumó además equipamiento, insumos, una ambulancia del PAMI y personal de otra zona como Junín de los Andes”.

La cartera sanitaria provincial puso a disposición ambulancias especiales para vadeo con choferes capacitados y realizó junto con las comunidades del lugar la tarea de trabajo de combatir el fuego y de proteger a los brigadistas que bajan después de ocho horas de trabajo, requiriendo controles diarios de peso y presión, que son de rutina ante esta situación.