En enero de este año, en los yacimientos de la provincia se produjo un 4,4 por ciento más de crudo que durante el mismo mes de 2013. Este crecimiento permite anticipar la reversión en el proceso de declinación de la producción de hidrocarburos en la provincia.

En enero de este año se registró un crecimiento del 4,4 por ciento en la producción de crudo respecto del mismo mes de 2013, y mantuvo el aumento que ya se había insinuado en diciembre de 2013 respecto tanto de noviembre de ese año como del mismo mes de 2012. Además, en 2013 en general se retrajo la caída en la producción de petróleo –fue sólo un 1,76 por ciento menos-. En efecto, la caída en 2012 había sido de 9,31 por ciento.

En enero de 2014 se extrajeron 552.767 metros cúbicos de petróleo contra 529.654 metros cúbicos extraídos un año antes.

Estos datos permiten anticipar la reversión en el proceso de declinación en la producción hidrocarburífera en la provincia, ya que la producción de gas tuvo también un comportamiento positivo: en enero de 2104 creció 1,25 por ciento respecto de diciembre de 2013 y 1,11 por ciento en relación con enero de 2013.

En paralelo, la producción de hidrocarburos no convencionales en la provincia registró aumentos de manera sostenida entre enero de 2013 y el mismo mes de este año. Mientras que en el período aludido, el incremento de la producción de gas fue de 41 por ciento en promedio, el petróleo tuvo un exponencial crecimiento, ya que de una media diaria de 573 metros cúbicos en enero de 2013, llegó a promediar el mismo mes de este año 1.582 metros cúbicos por día 3.604 barriles equivalentes-, lo cual significa un 176 por ciento más.

En valores nominales, según las estadísticas disponibles en la subsecretaría de Minería e Hidrocarburos, durante el mes de enero de 2014 la producción de petróleo no convencional totalizó 49.029 metros cúbicos, una cifra significativamente superior a la obtenida un año antes -17.785 metros cúbicos-. Ese nivel de producción equivale al 9 por ciento de la producción total de petróleo en la provincia durante el primer mes de este año.

Ahora bien, si se toman en cuenta sólo los doce meses de 2013, el crecimiento de la producción fue mucho mayor para el petróleo: 235,23 por ciento, en tanto que el gas tuvo un desempeño similar, ya que el aumento fue del 41,3 por ciento.

La segunda diferencia es que la mayoría del petróleo extraído -96 por ciento- pertenece al tipo “shale”, es decir proveniente de arcillas o lutitas, mientras que el gas que se extrae corresponde, en su mayor parte –en una proporción de 91 por ciento- al tipo “tight”, o sea, de arenas compactas.

Esta actividad creciente en la provincia se refleja en el incremento en los pozos perforados por año en yacimientos no convencionales. Por ejemplo, si se toma el período 2010-2013 –cuatro años-, el crecimiento en pozos perforados fue del 306 por ciento –de 36 a 146 pozos- y la mayoría -77 por ciento- en formaciones de arcillas o lutitas –“shale”-. Otro dato a contemplar es que en enero de este año se registraban 18 pozos en actividad, una cifra mayor al promedio mensual de 2013, que fue de algo más de 12 pozos por mes.