El secretario de Gestión Pública, Rodolfo Laffitte destacó los beneficios de contar en la provincia con un emprendimiento de estas características tecnológicas.

Avanzan las obras en la estación espacial china CLTC localizada en Quintuco, en inmediaciones de Las Lajas y Bajada del Agrio, que se prevé inaugurar en marzo de 2017.

En el predio de 200 hectáreas que el gobierno de Neuquén le cedió a la Comisión Nacional de Actividades Espaciales (CONAE) se levanta un gigante metálico, su corazón es una enorme parábola de 110 toneladas y 35 metros de diámetro, que mira al espacio. Por sus dimensiones se ve desde la Ruta 40 y muchos son los turistas que se detienen para observarla a la distancia.

“Vamos a coparticipar de un altísimo conocimiento científico y tecnológico. Se pondrá en este lugar un punto de atracción, porque donde van a estar las oficinas administrativas va a haber un centro para recibir visitantes, en el que se va a contar de qué se trata la exploración del espacio lejano y qué misión se cumple en estos proyectos exploratorios”, explicó el secretario de Gestión Pública, Rodolfo Laffitte durante un recorrido que periodistas de la región y nacionales realizaron esta semana por la estación.

Junto a la antena se montarán las instalaciones de monitoreo.

En este sentido, el secretario reconoció que ya se han mantenido unas primeras reuniones con la UNCo y la Universidad Tecnológica Nacional (UTN) para avanzar sobre proyectos científicos y tecnológicos.

El país se verá beneficiado por la coparticipación de las investigaciones aeroespaciales pero la provincia vive de cerca una movilización económica por lo que la obra genera, allí donde los científicos extranjeros viven y se integran culturalmente.

“Para la región es poner en un lugar donde no había una actividad económica, un punto de atracción. Habrá un centro de atención a visitantes donde van a poder venir los científicos y la gente a visitar la estación y enterarse lo que significa la exploración del espacio lejano. Así como agentes universitarios que vengan por intereses específicamente científicos”, agregó.

Laffitte destacó los beneficios de contar en la provincia con un emprendimiento de estas características tecnológicas.

Inyección de trabajo

La llegada de CLTC, China Harbour Engineering Company Ltd (CHEC) y de la subcontratista Esuco S.A trajo una inyección importante de trabajo a las localidades cercanas, que moviliza a unas 200 personas de Las Lajas, Bajada del Agrio, Chos Malal, Loncopué, Cutral Co, Plaza Huincul, Zapala, y otras provincias.

Laffitte señaló que la estación “va a generar una actividad económica como ha generado en Malargüe, Mendoza, otro centro de exploración astronómica. “Va a necesitar suministros y va a ser un gran cliente del EPEN, más todo el resto de actividades que va necesitar la estación para ser mantenida, que va a ser con personal argentino. El único personal chino que va a estar es el científico”, aclaró.

Debido a las necesidades de funcionamiento la antena demandará una gran cantidad de energía que se estima en 1.500 kilovatios.

Obras de energía

Debido a las necesidades de funcionamiento la antena demandará una gran cantidad de energía que se estima en 1.500 kilovatios, para lo que la agencia china encargada del proyecto, CLTC, debió tender una línea de media tensión de unos 60 kilómetros de alta calidad, desde la subestación transformadora del EPEN en Las Lajas.

La obra pasó a manos del Ente Provincial de Energía (EPEN) y abre la posibilidad de llegar con el servicio eléctrico a localidades que hoy no están interconectadas a la red provincial, como por ejemplo Chorriaca, ubicada a 20 kilómetros.

El proyecto chino

El programa de exploración espacial de China contempla un alunizaje en 2017 para tomar muestras en superficie y el 2020, la misión podría ser tripulada. Por sus características la estación no admite otro uso que no sea el civil ya que es apta sólo para comunicaciones a grandes distancias. Su funcionamiento será fiscalizado por la CONAE que coparticipará el uso de la estación y podrá aprovecharla cuando no se esté monitoreando la misión.

Por sus características la estación no admite otro uso que no sea el civil ya que es apta sólo para comunicaciones a grandes distancias.