Apertura Programa Nacional de Formación de Dirigentes y Fortalecimiento Institucional.

marzo 20, 2009

Señora vicegobernadora (Ana Pechen), señores diputados nacionales, diputados provinciales, a todos los que están aquí presentes, a todos los que participan en este seminario de capacitación, queremos en el nombre del pueblo de la provincia del Neuquén, y del gobierno de la provincia, darle a Julián, el doctor Julián Portela y en su persona a Guillermo Chávez y al ministro Florencio Randazzo, nuestra más cordial, cálida y afectuosa bienvenida, porque creemos que Nación, provincia, municipios, tenemos la profunda y tremenda responsabilidad de darle contenido a estos cursos de capacitación, de formación, donde realmente ayudemos, como decía Rodolfo (Laffitte), a construir democracia, a construir ciudadanía, a construir dirigencia, que es lo que necesita hoy el Estado y la sociedad civil.En este reconocimiento y agradecimiento, sabemos Julián que te sentís como en tu casa, por los afectos que has mencionado, y esperamos que esta concurrencia siga presente y que crezca porque queremos y estamos ansiosos, de que estos institutos de formación de dirigentes que hemos propuesto durante la campaña y antes, y quizás durante toda la vida se concrete porque es una asignatura pendiente que tenemos gobernantes, dirigentes, miembros de los distintos partidos políticos, de las organizaciones de base.

Es muy bueno esto de trabajar juntos, es lo que decía Alicia (Comelli) acerca de la tarea colectiva. Estar todos juntos, comprometidos en transformar la realidad y la realidad no se transforma en forma sencilla. Max Weber decía que la política es esa tenacidad, compromiso, pasión, para vencer duras resistencias, para transformar la realidad, duras resistencias que vamos a encontrar a lo largo del camino y que si no nos planteamos muchas veces los imposibles nunca llegamos a concretar lo posible.

Y los imposibles están planteados muchas veces en utopías, pero nosotros preferimos plantearlos también en ideales, en objetivos, en programas de acción, acción de gobierno, también de acción de partidos políticos, acción de organizaciones de base, comunitarias, en los barrios, en las mismas religiones, en cooperativas. Tanta responsabilidad que hay hoy por transformar esta realidad y máxime en un ambiente de mucho disgusto y malestar global provocado por lo que se está viviendo en el mundo, en donde un sistema económico y también de organización social colapsó, basado en el individualismo, en el materialismo, en la ganancia fácil, en la codicia, en el egoísmo. Bueno, el sistema económico colapsó y ahora tenemos la obligación todos de construir uno nuevo, donde lo que está en debate en la sociedad, no es solamente la organización económica y la puesta del dinero al servicio de la producción, del transporte, del comercio, de la mejora de la calidad de vida de los ciudadanos, sino que está en debate el rol del Estado, qué tiene que hacer el Estado en semejante convulsión, terremoto. Y el Estado se debate en su permanencia, en su vigencia y solamente puede permanecer y tener vigencia si se fortalecen las instituciones, si se fortalecen las organizaciones de base, si hay un régimen de premios y castigos y se entiende claramente que hay un catálogo de derechos del ciudadano, pero también hay toda una acción de compromisos, de obligaciones ciudadanos y hay una acción de compromisos y obligaciones ciudadanas donde los ciudadanos que son funcionarios o que somos funcionarios tenemos las mayores de las responsabilidades. Y ahí hay que armonizar nuestras responsabilidades, aquellos que conducimos el estado nacional, provincial, y municipal con las responsabilidades ciudadanas y al mismo tiempo con las responsabilidades de los académicos, que son los que tienen que iluminar con sus conocimientos y con sus verdades las acciones que tenemos que llevar adelante.

Por eso en esta tarea de academia, académicos, funcionarios, sociedad civil, ciudadanos, tenemos que interactuar. Yo celebro la presencia hoy de tanta gente, donde seguramente la presencia femenina es mayor que la masculina, y me alegro, no solamente por que estemos en el mes del día internacional de la mujer. No solamente porque tenemos una vicegobernadora por primera vez en la historia de la provincia del Neuquén que es mujer. No solamente porque tenemos nuestra diputada nacional, diputadas provinciales, funcionarias, sino fundamentalmente porque tengo una gran esperanza en el trabajo de la mujer, en la transformación del mundo, y la tengo fundada en ejemplos claros de transformación en forma individual y también en forma social.

Yo siempre cito el caso de la India, cuando estaba en una gran crisis de hambre y de mortandad, las mujeres fueron las que llevaron adelante la revolución verde y de la transformación de esa gran nación. Y también de Teresa de Calcuta, como un gran testimonio de una persona que con su fuerza, su pasión, su nobleza, fue capaz también de transformar la realidad en el mundo que la rodeó y nunca las adversidades significaron para ella un freno. Y siempre decía que cuando se lograba el objetivo, para ella no había línea de llegada, sino que concretar ese resultado, era para ella un nuevo punto de partida para nuevas realizaciones. Y decía que había que estar alumbrado por la fe, por profunda fe en convicciones, en valores, en Dios, y también por amor y por pasión en lo que se hace.

Así que en esos ejemplos de la mujer, creo que en la provincia del Neuquén, en la República Argentina, podemos encontrar también un fundamento para nuestra esperanza. Al mismo tiempo compartir con ustedes que estos cursos de capacitación llevados en forma intensa, profunda, apuntando a la calidad de la democracia, a la profundización de una República que tiene que cristalizar valores permanentes, de división de poderes, de respeto de poderes, de transparencia de los actos públicos, de la publicidad de los actos de gobierno, en fin, todo lo que tiene que ver con la República, fortalecer un federalismo real.

También tenemos que trabajar para que esos conocimientos sean abarcativos. Me parece muy bien, Rodolfo citaba el resumen del programa, economía, derecho, historia, todo tiene que conjugarse para tener una preparación profunda, una preparación profunda para cometer candidaturas, o para cometer responsabilidades dentro de la sociedad.

Y las elecciones no tienen que ser sino selecciones de aquellos que están preparados para conducir los destinos del Estado, o los distintos lugares donde les toque ejercer esas responsabilidades.

También es muy importante que las reuniones se van a hacer no solamente en Neuquén, sino también en el interior, esto también es federalizar los conocimientos, federalizar la capacitación. Y vaya mi felicitación a todos los organizadores, a todos aquellos que participaron en esta tarea para llevarlo a buen término, y que este entusiasmos no ceda, y que hasta el final de todas las clases que se impartan podamos mantener este nivel de presencia en lo cuantitativo y también en lo cualitativo.

Quiero compartir con ustedes también que en tiempo de crisis los liderazgos no son fáciles, los liderazgos son difíciles. Y no tienen que ser liderazgos de caudillos, ni liderazgos de iluminados, ni de personas que se crean dueñas de la verdad, tienen que ser liderazgos compartidos, esto lo planteamos siempre. Y la única manera que haya liderazgos compartidos es que haya mucha generosidad y solidaridad entre todos los dirigentes que tienen en sus manos el destino de una provincia, de un municipio o de una República.

Y creo que si somos capaces de crear estos ambientes de capacitación, va a suceder que va a haber espacios de igualdad de oportunidades por ejemplo para quienes no son abogados. Fíjense, lo digo porque los últimos presidentes de la Nación, estaba haciendo cuentas hoy, el doctor Alfonsín, el doctor Menem, el doctor de La Rúa, el doctor Duhalde, el doctor Kirchner, la doctora Cristina Fernández de Kirchner, todos abogados los últimos presidentes de la Nación, salvo los que por un pequeño lapso de tiempo estuvieron, algunos de ellos ingenieros como el misionero Puerta, algún licenciado en Ciencias Políticas como Rodríguez Saá.

Pero en general los últimos años, 25 años de democracia fueron liderados por abogados. Pareciera que los abogados somos elegidos o indicados como aquellos que somos enciclopedistas, que sabemos un poco de derecho, un poco de economía, un poco de política, y creo que esto hay que variarlo. En China el presidente, de una Nación de cientos de millones de habitantes, es un ingeniero. Y en otros países sucede lo mismo, la diversificación de las capacitaciones.

El otro día escuchaba a un investigador que al mismo tiempo es especialista en temas de educación. Él decía que en los próximos treinta años, en el mundo va a haber tantos universitarios diplomados y recibidos, como en toda la historia de la humanidad. Y esto también es un desafío, se preguntaba él, ¿Qué van a hacer? ¿A que se van a dedicar? ¿Cuántos nuevos trabajos van a ofrecer? ¿Cuántos desafíos? Y a veces cuando vivimos en las crisis, vemos solamente lo coyuntural, lo de la semana que viene, lo del mes que viene. Pero justamente de las crisis, como dice ese emblema, o ese símbolo chino, de las crisis nace el problema, que es una parte del símbolo chino de crisis, pero también nace la oportunidad. Yo creo que las crisis son grandes oportunidades para que aparezca, Einsten decía, lo mejor de cada uno. Ojalá no sea lo peor, porque también en las crisis aparece lo peor de cada uno. Y además qué se hace con el producto del conocimiento que surge a partir de las crisis, o de las guerras, o de las grandes calamidades de la humanidad. El ser humano venció la tragedia a lo largo de la historia de la humanidad, muchas veces con el sentido del humor, por la risa, o por la alegría, pero siempre, -y el caso de Einstein es válido- de las crisis surgieron conocimientos. Los de Einstein son conocimientos importantes, pero se pueden usar o para la guerra, o para el exterminio, o para destruir el planeta y nuestro ambiente, o la vida; o se puede usar como una energía que potencie, y genere mayor progreso, mayor desarrollo y siempre teniendo en cuenta el progreso social, el desarrollo del ser humano.

Así que yo me alegro, y yo los felicito, les agradezco a todos. Le agradezco a la ciudad de Neuquén también, que sea anfitriona de esta reunión, agradecer en la persona del intendente que la ciudad de Neuquén está abierta a estas reuniones de capacitación. Agradecerle a Nación, agradecerle al ministerio del Interior, al Instituto. Agradecer a los profesores que se acercan hasta Neuquén para dar estas clases, y fundamentalmente agradecerle a todos ustedes, los participantes, y augurarles que estas clases, y que estos conocimientos a ustedes los pongan en la línea de la capacitación, y de los dirigentes que la sociedad necesita.

El otro día se asombraban, en algún periódico y en algún diario, que dice “bueno, los políticos quieren estudiar”. A mi no me gusta usar mucho la palabra político, porque pienso y hay una distinción ¿no? Siempre la digo, entre político y hombre de estado: El político es aquel que piensa en la próxima elección, y hombre de estado o mujer de estado es la que piensa en la próxima generación, en estas generaciones, en las que siguen. Pero bueno, es lo que nos toca, y no lo podemos negar y no lo vamos a negar porque la palabra política, en su acepción, por lo menos lo que tiene que ver su raíz idiomática, viene de “Polis”, de ciudad, es el interés por las cosas de la ciudad. Es el interés por lo cívico, por la civilidad, por lo ciudadano. Así que deseo que estas jornadas, sean útiles a todos ustedes y que ustedes las puedan multiplicar y ponerlas en conocimiento de otros miles de ciudadanos, y que todos juntos con el trabajo cotidiano, solidario, le aportemos a esa sociedad, esos conocimientos para transformar la realidad y para construir, una sociedad más justa, una sociedad más digna, progresista y que sea capaz de incluir a todos. Muchísimas gracias.