Estamos contentos y queremos decirles que son un ejemplo, desde la maestra, los chicos que recorren kilómetros y kilómetros para abrazar el futuro. ¿Cuesta algún día venir a la escuela, no? Con el clima, los kilómetros.

Mientras escuchaba y los veía, creo que tenemos mucho para pensar y reflexionar nosotros los adultos cuándo nos quejamos y por qué nos quejamos en los pueblos. Porque este es un ejemplo de amor y de familia, el que ustedes llevan adelante. Esto se respira y se palpita en el amor profundo de cada uno de ustedes. Entonces, no pierdan nunca esto, estas ganas de aprender y de enseñar, estas ganas de crecer y de progresar, estas ganas de encontrarse en familia en la escuela siempre.

Acá hay una gran familia y los maestros nos enseñan cómo ser felices en la vida; nos enseñan como nos enseñan nuestros padres. Ellos dejan huella en nosotros. Cuando uno entra en una escuela como esta, ¿ustedes quieren ser grandes como nosotros? Nosotros queremos ser chicos como ustedes. Nos acordamos y nos recuerdan la etapa más hermosa, quizás, de nuestra vida, cuando íbamos a la escuela, cuando estábamos abiertos al mundo y siempre había un maestro que nos enseñaba las herramientas de la vida, los valores.

Aquí les van a enseñar a respetar al otro, a trabajar en equipo, a no pelear con los otros. ¿Vieron que por ahí tenemos ganas de pelear un poquito? No, porque el otro capaz que tiene razón, porque el otro tiene una mirada y una procedencia distinta; somos distintos. En poder fundirnos entre todos radica la posibilidad del crecimiento y el desarrollo.

Nosotros estamos felices también porque en noviembre, lonco, nos comprometemos, vamos a venir a darles la energía eléctrica. Pulmarí y Ñorquinco van a tener energía eléctrica, como hace muy pocos días inauguramos la electrificación de la zona rural Norte. Estamos contentos también y quiero transmitir y compartirlo con todos ustedes en esta escuela, la 72, que cumple 80 años. Tenemos 190 escuelas rurales, de las cuales 50 tienen el ciclo escolar septiembre-mayo. La Unesco (Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura), un organismo que tiene información, que evalúa, ha dicho de allá muy lejos, que las escuelas rurales de la provincia del Neuquén tienen calidad y eficiencia educativa como las escuelas urbanas.

Ese es un gran logro de muchos años, que hay que mantenerlo. ¿Saben cómo nacieron las dos aulas o el corral que ahora hay que llenarlo? Hay que llenarlo de trabajo y de amor para crecer. Surgió en un gesto de amor y solidaridad de la escuela con uno de los incendios más importantes de la zona. Esta escuela fue un ejemplo de puertas abiertas para luchar, para sostener el medio ambiente, el porvenir y el futuro de todos ustedes. Y ahí el gobernador, que fue uno más, que la vino a pelear y no durmió en toda la noche, recorrió y asumió este compromiso.

Después hubo elecciones y nos dieron la posibilidad de la continuidad. Entonces hoy venimos a poder cumplir este compromiso que habíamos asumido. Y en cada una de estas obras lo único que buscamos es la posibilidad de fortalecer el arraigo, la posibilidad que ustedes, chicos, se críen y se desarrollen incorporando la educación, que es el único camino, la única herramienta que garantiza igualdad de oportunidades para que puedan vivir donde han elegido vivir, donde han elegido vuestros padres. Para eso hay que venir a la escuela. Para eso vamos a solucionar la problemática del transporte para esta escuela, para que no puedan faltar un solo día.

(Dirigiéndose a los alumnos) A no ‘hacerse la rata’. ¿Se ‘hacen la rata’? ¿Seguro que no? Seguro. ¿Vienen contentos? Y algún día no, claro que sí. Algún día, chicos, todos nosotros no tuvimos ganas de ir a la escuela, pero yo pagaría cualquier cosa por volver a tener otro día en la escuela primaria, en el jardín de infantes o en el secundario. El tiempo no perdona, el tiempo pasa y hay que aprovecharlo; es una oportunidad. Tienen una oportunidad tremenda y hermosa: poder conocerse, poder aprender y poder formarse para el día de mañana tener una familia y ser felices. Nosotros tenemos ahora un Papa que es argentino. ¿Han sentido hablar del Papa Francisco? ¿Saben qué dice? Que somos todos ignorantes, porque todos somos chiquitos y todos tenemos algo para aprender cada día.

Nosotros hoy nos volvemos cada uno a nuestra familia y a nuestra trinchera laboral con una lección de vida: la unidad y el amor, el respeto y el cariño; la familia que hay en esta escuela. Porque acá hay ganas de aprender y hay quien entrega la vida en una actitud de servicio para enseñar. Y porque han venido con alegría, no les pesa venir acá. Les pesa un poquito ahora la mochila cuando vuelvan, nada más. Tienen todos los sueños y las ilusiones, son un canto de vida. Entonces nosotros no tenemos tiempo que perder. Tenemos que redoblar el esfuerzo, el compromiso y el trabajo, porque ustedes se lo merecen, porque en ustedes confiamos en un mañana y un futuro mejor que éste.

Entonces quiero decirles que, más tarde o más temprano, les va a tocar decirle no a la droga. La droga y el alcohol no nos llevan a ningún lado. Nos llevan estas enseñanzas de los maestros, estos valores, este respeto y esta alegría entre todos ustedes. Nosotros los adultos no tenemos tiempo que perder, le quitamos minutos y horas al sueño, a dormir a la noche, para abrir el progreso y el desarrollo.

La semana pasada, cuando teníamos que venir, tenía agendado venir y cuando se corrió por el temporal tuvimos que rearmar los días de trabajo. Tenía miedo de no poder venir, porque ayer tenía que estar en Buenos Aires, mañana tengo que estar en Neuquén. Yo quería estar con ustedes acá, y estoy feliz porque Dios me permitió llegar.

Entonces, quiero decirles que los agradecidos somos nosotros. Cuando venimos acá nos dicen: ‘Gracias por venir’. Gracias por estar, gracias por hacer Patria, por hacer provincia, por hacer, de la mano del amor, familia en estos lugares. El compromiso del gobierno, de los intendentes, de los diputados, de los ministros, es que cada neuquino esté donde esté, tiene la misma importancia, porque cada uno contribuye de manera exactamente igual, con su procedencia y pensamiento, con la diversidad, a formar eso que se llama la neuquinidad, la identidad. Acá se hace identidad neuquina.

Los invito para que cuando volvamos a los pueblos nos preguntemos cuándo protestamos, cuándo nos quejamos, cuándo criticamos, si verdaderamente hay causa real de esa protesta, de esa crítica o de ese malestar. Acá hay ejemplo de humildad que debe ser contagiado a lo largo y a lo ancho de la provincia. Cuando me preguntan ‘cómo haces para ir y para venir’. Es por la fuerza, el coraje, la vitalidad, la energía, las ganas y el amor de cada neuquino; de estos chicos que no se hacen esperar, estos chicos vienen a darnos una lección de vida. ¿Cómo no entregarnos, de la mano del amor, a cada uno de ustedes? Así que vamos a solucionar el tema del transporte.

¿Y qué más falta? El proyecto de la jornada extendida. ¿Cómo está eso? ¿En qué consiste, cuántas horas? ¿En el ciclo lectivo septiembre-mayo? O sea que los chicos, los padres y los docentes están pidiendo estar más tiempo en la escuela. Un ejemplo. Con la ampliación de las dos aulas, ¿qué más faltaría si tuviéramos los recursos económicos? Si no lo conseguimos de Nación, lo va a poner el gobierno de la provincia. Vamos por la jornada extendida.

Vilma (Jofré, directora de la escuela), para la jornada extendida, está la posibilidad. ¿Qué te está faltando, más allá de los recursos económicos? Con la infraestructura y los profesores, ¿qué estaría faltando? ¿Estamos en condiciones de ampliar la jornada o no? Bueno. Vamos a echarle mano nomás. Ahora los espacios los tenemos y con los profesores y la casa para los maestros, ¿con eso te alcanza también? Si no buscaremos un maestro, empezaremos con los que tenemos.

Pero en este caso, y yo les pido a los intendentes y a los distritos escolares también mucha atención en esto, hemos creado tres nuevos Distritos Escolares en este período de gobierno: el 11, el 12 y el 13. El 11, el primero que creamos, que es Aluminé, (Villa) Pehuenia, Moquehue y Ñorquinco. El 12, que fue el Añelo y Rincón de los Sauces, al que le dimos autonomía del de Centenario. Y el 13, que es el que acabamos de entregar ahora, Piedra del Águila y Picún Leufú. Eso se ha hecho para estar cada día más cerca, para que haya respuestas más ágiles y más rápidas, y también para poder escuchar más atentamente cuáles son las necesidades que nos está pidiendo la comunidad educativa.

Ahora lo que vamos a hacer es la jornada extendida, Cristina (Storioni, ministra de Educación). No hay excusas. Si falta un maestro de huerta, si falta ampliar el refrigerio, si falta el transporte… Esta escuela, además de que es una institución solidaria y de puertas abiertas, quiere tener más tiempo en la escuela. Y cuanto más tiempo volquemos en esta edad en la escuela, vamos a garantizar y mejorar el porvenir y el futuro. Esto lo hacemos entre todos.

Me comprometo a volver para inaugurar la electrificación. Esta tarde tengo algunas cosas que hacer en Neuquén, sino me quedaría a dormir en la casa de los maestros, que todavía no han llegado. Pero quiero transmitirles que hoy estamos eligiendo las 50 escuelas. Vos decías Vilma: ‘gracias por habernos elegidos’. Hay 49 en las cuales no pudimos estar a la misma hora y en el mismo momento, pero elegimos las 50 con las 190 que están siendo un ejemplo de lo que es Neuquén. Cuando alguien decide venir a Neuquén para hacer realidad sus sueños, esos neuquinos adoptivos que vinieron como muchos de los que hay aquí desde otras provincias y de otros países, lo eligieron por esto.

Entonces, no hay tiempo de ir para atrás, sino que hay que profundizar este camino y este desarrollo que nos distingue y que nos encuentra unidos en el amor, en la fortaleza y en el cariño. En esta Patria, que vos Vilma estás haciendo junto a estos chicos. Podemos hacer muchas escuelas, podemos tener muchos maestros, podemos tener mucho transporte y refrigerio, pero lo principal es que adentro de esta cancha que es la escuela estén los verdaderos protagonistas, que son ustedes chicos. A ustedes los vamos a cuidar y a proteger, porque son un ejemplo de vida. No hablamos más y vamos a comer. Felicitaciones.