A partir de hoy, se autoriza el 40% de ocupación de la capacidad de los espacios habilitados para realizar ceremonias religiosas, estableciendo un límite de 60 personas para espacios cerrados y de hasta 100 al aire libre. Los días y horarios habilitados son de lunes a domingo de 7 a 22.

Mediante la resolución N° 90 del ministerio Jefatura de Gabinete de la Provincia, se modificó el protocolo sanitario para la realización de actividades religiosas presenciales en iglesias, templos y lugares de culto de cercanía. La norma entró en vigencia hoy lunes 14.

La normativa establece que iglesias, templos y lugares de culto de cercanía podrán realizar actividades religiosas presenciales, de lunes a domingo de 7 a 22. Asimismo, se amplía al 40% de la capacidad autorizada para realizar ceremonias presenciales, estableciendo un límite de 60 personas para espacios cerrados y hasta 100 al aire libre.

El documento expresa que “atento a la proximidad de las celebraciones populares de Navidad y Año Nuevo las autoridades religiosas de diversos cultos han expresado la necesidad de contar con un mayor factor de ocupación y aforo en sus templos y lugares de culto, de manera de dar respuesta a una mayor demanda de la feligresía en esta época del año en cuanto a la atención y contención espiritual y social, siempre atendiendo a las reglas generales establecidas para la vigencia del distanciamiento social, preventivo y obligatorio”.

En cuanto a las medidas sanitarias que se deben seguir respetando, la resolución indica que “las personas deberán mantener entre ellas una distancia mínima de dos metros, utilizar tapabocas en espacios compartidos, higienizarse asiduamente las manos, toser en el pliegue del codo, desinfectar las superficies, ventilar los ambientes y dar estricto cumplimiento a los protocolos de actividades y a las recomendaciones e instrucciones de las autoridades sanitarias provinciales y nacionales”.

Por último, se invita a municipios y comisiones de fomento a adoptar medidas similares, y a colaborar en el monitoreo y supervisión de su cumplimiento en el ámbito de sus respectivos ejidos y competencias.