La municipalidad de Aluminé y el Gobierno provincial llevan adelante un proyecto de tenencia responsable de mascotas, con capacitaciones y atención veterinaria, y ahora suma la relocalización e infraestructura para la canilera municipal.

Se encuentra en ejecución la construcción de instalaciones que incluyen nuevas canileras en Aluminé, como parte del programa de tenencia responsable de mascotas que lleva adelante el municipio bajo la modalidad Provincia-Gobierno Local. El gobernador Omar Gutiérrez dispuso un aporte de un millón de pesos para la ejecución del proyecto.

“Es importante que los proyectos no queden sólo en ideas, sino que luego se materialicen. Hoy el avance de la obra de la nueva canilera permite que la población canina pueda controlarse y posteriormente las mascotas tengan una familia que los adopte y cuide. Para acompañar este proyecto el gobernador dispuso un aporte para la compra de materiales mientras que la construcción de los caniles e instalaciones se ejecuta con mano de obra municipal”, explicó el secretario del Interior y Gobiernos Locales, Osvaldo Llancafilo.

“Es importante en estos tiempos aunar esfuerzos y trabajar en forma coordinada desde el gobierno provincial y los gobiernos locales”, afirmó.

El proyecto incluye obras que se suman a las campañas que lleva adelante el municipio, de concientización de vecinas y vecinos, desparasitaciones y castraciones gratuitas, y se complementan con la captura de perros callejeros, atención y posterior adopción. El plan es coordinado por la secretaría de Producción y Ambiente del municipio y su objetivo es controlar la población de animales en las calles y promover la tenencia responsable de mascotas.

“La salud humana y de los animales tienen estrecha relación, con este proyecto queremos dar una respuesta integral a la problemática que tenemos en la localidad, con los perros sueltos en la vía pública, además de dar mejor calidad de vida a personas y animales”, indicó el intendente de Aluminé, Gabriel Álamo.

El jefe comunal indicó que “la canilera actual no reúne las condiciones que necesitamos y el lugar no es el adecuado porque interfiere con la tranquilidad de uno de los barrios de la localidad, por eso se decidió su relocalización”.

La obra abarca un sector protegido de 2.500 metros cuadrados a cuatro kilómetros del área urbana de Aluminé, e incluirá boxes para los animales, un espacio común, y un área para alimentación y agua.