El acuerdo firmado por las ministras de Desarrollo Social y Trabajo, y Salud busca garantizar estrategias de abordaje intersectorial para la población con padecimiento mental y alta vulnerabilidad psicosocial.

El pasado 5 de marzo, las ministras de Desarrollo Social y Trabajo, Adriana Figueroa, y de Salud,  Andrea Peve, firmaron el Protocolo Intersectorial de Intervención en salud mental y adicciones. Este tiene el objetivo de impulsar e instaurar acuerdos y articulaciones intersectoriales respecto de la implementación de la Ley Nacional de Salud Mental y Adicciones (Ley 26.657)

La firma del Protocolo deja de manifiesto la voluntad de ambas carteras de generar espacios de articulación y representa un acontecimiento histórico, largamente esperado por los trabajadores de ambos sectores, pues tiene como objetivo garantizar la atención integral con criterio de redes de abordaje interinstitucionales, con enfoque de derechos humanos e inclusión sociocomunitaria.

Esto da cuenta de la importancia de incorporar en la agenda pública la necesidad del trabajo de coordinación y abordaje intersectorial permanente -siempre desde las competencias propias de cada organismo- en pos de llegar con atención integral a las/os usuarias/os de los servicios relativos a salud mental y adicciones. En este sentido, se fortalecen todas las acciones que despliegan ambos organismos, con líneas claras de trabajo, de abordajes, de destino de recursos y de capacitación conjunta.

El Protocolo se enmarca en la Ley Nacional 26.657/10 de Salud Mental y Adicciones que reconoce a la salud mental como un proceso determinado por componentes históricos, socio-económicos, culturales, biológicos y psicológicos, cuya preservación y mejoramiento implica una dinámica de construcción social vinculada a la concreción de los derechos humanos y sociales de toda persona.

La ministra Adriana Figueroa celebró el acuerdo que permitirá “concretar una red de asistencia en salud mental y adicciones en toda la provincia, en donde se acordarán lineamientos de abordaje específico que deberán realizar los equipos de salud, y que cuenten con los sistemas de apoyo brindados desde el Ministerio de Desarrollo.”

Por su parte, la ministra de Salud resaltó: “Este acuerdo nos permitirá seguir trabajando de manera articulada, pero con herramientas que nos permitan brindar una atención integral con criterio de redes de abordaje interinstitucionales. Desde Salud, y tal como está establecido en nuestro Plan Provincial de Salud, el bienestar integral de las personas involucra el bienestar mental como componente fundamental dentro del concepto de salud. La buena salud mental hace posible que las personas materialicen su potencial, consoliden sus proyectos de vida individual, familiar y en comunidad”.