Brevemente, agradecerles que hayan podido venir hasta aquí. Estoy convencido que todo lo que han dicho ha sido muy claro. Hay testimonios de mujeres que hemos podido honrar en la humildad de este pequeño acto, que han transitado distintos recorridos, distintas vidas, que cada una representa una luz, un faro para guiar nuestra conducta.

Había una frase en campaña que me gustaba muchísimo y la quiero traer al recuerdo para hacerla presente y que sea el desafío de nuestro gobierno. Decíamos: detrás de un gran hombre hay una gran mujer, pero detrás de una gran mujer hay una fila de hombres haciendo cola. Así que a cuidar, a proteger y a fortalecer a cada mujer.

Y lo digo porque yo casi inesperadamente he llegado a poder trabajar desde la función de gobernador para todos los neuquinos, y al mirar hacia atrás hay cuatro mujeres que me alumbraron el camino. Cuatro mujeres con las cuales recuerdo discusiones profundas, no ceder nunca sus convicciones y sus principios, y encontrar después en los hechos que más de una vez ellas tenían razón.

Y ahora, que desde arriba me alumbran, la compañera de mi abuelo Pastor que todavía nos acompaña aquí, que me enseñó lo que era ser la mujer de un político. En mi familia, desde muy chico, vi sufrir a mi abuela, sufrir la ausencia de mi abuelo, compartir las alegrías de los logros de gobierno, compartir coincidencias y diferencias. Luchar desde su lugar. Mi abuela me decía siempre: Omar, no te metas en política. La otra abuela, que vivía en el campo, en la chacra, y que cada fin de semana que podíamos escaparnos, cuando estábamos en la escuela primaria y secundaria, nos enseñaba el valor del trabajo, la humildad y la familia.

Mi madre, quien estuvo en los momentos más difíciles de mi vida, esos momentos en los cuales prácticamente no hay luz, por no decir no hay luz. Uno imagina que no hay salida. Y tu madre está ahí para decirte que hay salida, pero sobre todo que confía en vos, que confía en lo más profundo de los valores que Dios te ha dado, y que de la mano del fortalecimiento de esos valores, de esas herramientas que vos tenés adentro, vas a poder salir adelante.

De mi hija, que es el sol de mis ojos, que en otra generación nos demuestra cómo avanza. Yo siempre les digo: la generación que viene es mucho mejor que la nuestra, tienen una amplitud, no hay limitaciones, una entrega, es todo amor y todo entrega, en respeto pleno del ejercicio de la libertad.

Mi mujer, que me banca y me acompaña, que es testigo activo de lo que me pasa y que me acompaña en las coincidencias y en el diálogo constructivo de las diferencias.

Y en esas diferencias que he encontrado con estas cuatro mujeres, he encontrado y quiero transmitir la necesidad de tener un gobierno que cumpla con eso que dijimos en la campaña. Este gobierno tiene el desafío en los hechos, en la coherencia, de demostrar que a cada mujer la quiere cuidar, proteger, fortalecer.

Hay una serie de principios hacia el 2030 que planea la ONU. En este puente de amor con la línea blanca que me queda clara la profundidad, yo quiero convocarlos a que exijan de nuestro gobierno esta prioridad en la atención y en el fortalecimiento a cada mujer. Nosotros queremos de cada una de ustedes que caminen -como dijo Chani (la vicepresidenta primera de la Legislatura, Alma Sapag)- a la par o un paso adelante, porque en la discusión profunda de muchos temas, la vida nos ha demostrado que más de una vez ustedes tenían razón.

Y nosotros hemos podido llegar hasta aquí gracias a esos valores que nuestras abuelas, tías, madres, hermanas, matrimonios y parejas nos enseñan: el coraje, la templanza, el amor, la responsabilidad y la solidaridad.

Hace muchos años, muchos años, quien hoy es la intendenta de San Martín de los Andes (Brunilda Rebolledo), llegó la navidad y no tenía nada, no tenía absolutamente nada para comer ni para comprar un pino, ni para ponerle nada al pino de navidad, no había un regalo y estaba con su hermano. Fue, buscó una rama en el bosque y armó el pino. Después fue, cosechó algunas frutas, como unas cerezas, y adornó el pino. Y con su hermano vivió una navidad que fue un sello y una bisagra en la historia de esa familia.

Esa persona está hoy aquí, la acompaña el marido, asumió el desafío de ser en nuestro proyecto intendenta de San Martín de los Andes. Y hace mucho tiempo dijo una frase que para mí cala hondo en la profundidad del ser humano, de cada habitante, de cada neuquino, de cada argentino, de cada persona que habita la tierra: ‘No hay posibilidad en la intimidad de nuestro corazón de lograr algo sino es a partir del desafío de que el otro logre su desarrollo’.

Y hay una frase del Papa, en el marco de una competencia, que decía: ‘Cada competidor debe tomar al otro como un socio en el desafío de su propia superación. El otro nos permite, con el otro, superarnos’. Por eso nosotros hemos definido un emblema en nuestro gobierno, nuestro eslogan es este: ‘Junto a vos, entre todos, juntos podemos más’.

Y para mi don Mantilaro es una gran alegría que vos estés hoy acá. De vos hemos aprendido de chico en la escuela salesiana de Neuquén y sos un ejemplo. Cuando hablamos del ejemplo que tiene que haber en los hombres en el trato y el respeto hacia las mujeres, Adolfo Mantilaro es un ejemplo para esto que nos plantean el desafío en el gobierno los técnicos sobre la nueva masculinidad.

¿Qué es la nueva masculinidad? Como la juventud. La juventud somos todos en la medida que tengamos y mantengamos bien en alto los proyectos y la masculinidad que estamos buscando es el debido respeto, como el que Adolfo ha tenido, en su familia y a cada mujer para fortalecer.

Quiero por último decirles que estamos convencidos en el tránsito de este camino, que estamos felices de haber podido aprobar una Ley de Ministerios en la cual se levanta la estructura ministerial al rango de subsecretaría de la temática de las mujeres.

Estoy feliz de esta mirada complementaria y amplia, de esta diversidad que queremos integrar y fortalecer. No hay ninguna posibilidad de una marcha atrás o un paso atrás. Aquí, en este gobierno, empezamos cuatro años en los cuales hemos dado vuelta la página. Quiero decirles que vamos a dar mucho más que un paso en el fortalecimiento de la identidad de género, en el fortalecimiento de los planes que hemos anunciado el 1º de marzo.

Nosotros vamos a hacer realidad nuestros planes, porque aquel que abusa de una menor, violenta a una mujer, pone al alcance de la mano de una mujer la droga, entra a una mujer en la trata; todas esas personas son adversarios de este gobierno.

Hay una foto que me mandaron de cuando estábamos en campaña el año pasado en Las Ovejas, de una mujer que debe tener 110 años. Prácticamente no podía desplazarse ni en la silla de ruedas. ¡Cómo se bajó del vehículo!, ¡cómo llegó hasta la plaza! Ella necesitaba y quería estar en la fiesta del aniversario. He puesto en mis redes esa foto. También lo vi en un hombre de edad superior en San Martín de los Andes, en la plaza, de los primeros pioneros, acercándose con esa alegría.

Yo quiero decirles a aquellos como alguna mujer que se nos acercó recién a Rolando (Figueroa) y a mí diciéndonos ‘fuerza y empuje en este desafío que tienen’, el ejemplo son ustedes, porque con la edad que tienen demuestran que viven cada día como si fuese el primer día y entregan en cada día todo, absolutamente todo lo que tienen, para garantizar el desarrollo y el crecimiento de nuestros hijos y de nuestros nietos.

A ustedes les estamos agradecidos y los felicitamos. No hay posibilidad de errar; el camino lo han marcado ustedes. Muchas gracias.