Señor vicegobernador contador Rolando Figueroa; vicegobernadora mandato cumplido, Ana Pechen; intendente de la ciudad de Neuquén, Horacio Quiroga; comandante de Brigada de la Segunda División del Ejército del Norte, Carlos Ocampo; comandante de la Sexta Brigada de Montaña saliente, general de brigada Héctor Horacio Prechi; comandante de la Sexta Brigada de Montaña entrante, coronel de ingenieros José Antonio Saumell Robert, representantes de las distintas fuerzas de seguridad y policiales, concejales, ministros, secretarios, subsecretarios, integrantes todos del Ejército Argentino, presidente del Tribunal Superior de Justicia mandato cumplido, Antonio Labate; medios de comunicación.

Es un día de mucha alegría y un alto honor poder estar presente. Como decía Prechi después de alguna tormenta después siempre aparece el sol. Hoy entraba temprano en Buenos Aires y había una fuerte tormenta, sin saber si podría regresar; y en ese libro que vas a escribir yo creo que hay, estoy convencido, un capítulo importante de tu paso por la provincia de Neuquén, en lo que fue el trabajo que llevaron adelante en la inundación de abril de 2014 en Neuquén, en la inundaciones que tuvimos en la zona norte en Huinganco y Andacollo, en las erupciones de los volcanes Copahue, Calbuco, Cordón Caulle-Puyehue; en los incendios forestales. Yo estoy convencido que hay un antes y un después en la relación de unidad con cada integrante del Ejército.

Quiero también a todos transmitirles el saludo y el agradecimiento del gobernador mandato cumplido Jorge Augusto Sapag, quien me ha pedido que te lo transmitiera. En aquellos fenómenos hemos aprendido una lección de vida, claramente demostraron la vocación de servicio con humildad, compromiso, valentía; nos guiaron en una tarea en la cual, sobre todo y como puntapié inicial mantuvieron bien en alto la expectativa de que había salida. Por citar algunos ejemplos, en Neuquén 2.300 raciones en aquella inundación de 2014; 1.130 personas transportadas, la seguridad a nuestras personas y nuestros bienes. El traslado de agua potable, la limpieza en San Martín, Junín de los Andes, Villa La Angostura, Piedra del Águila, de nuestras calles y nuestras casas, de nuestro hospital en San Martín de los Andes; la construcción de un canal de 1.500 metros, de dos metros de ancho junto a la gente de Recursos Hídricos en Neuquén capital.

Momentos muy duros, que nos fueron guiando y nos demostraron que los logros son posiblemente si se trabaja en equipo. Un trabajo con Prefectura, Gendarmería, la Policía Provincial, Defensa Civil; con cada institución en la cual ustedes fueron uno más, demostraron que estaban de pie y al lado de todo el pueblo neuquino.

Recuerdo una anécdota de Sapag una mañana temprano, muy temprano, en la cual no había podido dormir en Villa La Angostura, y al comunicarse, me había manifestado que había podido reencontrar las energías de la expectativa de salir adelante en una conversación que había tenido con vos Prechi.

Fueron momentos difíciles y en estas ciudades y en estos pueblos quedarán marcados para siempre, a fuego, estos valores que tenemos la responsabilidad de replicar a diario en nuestro trabajo, sobre la base de la actitud de servicio.

Nosotros sin el trabajo de ustedes no podríamos haber sobrellevado la situación. Por eso cada vez que, en un aniversario, como recientemente en Junín de los Andes, uno hace mención a ustedes o ustedes desfilan, son aplaudidos como son aplaudidos.

Decía don Felipe Sapag, pionero y fundador de nuestra provincia y de nuestro querido Movimiento Popular Neuquino, que es importante recuperar nuestra historia. No por la nostalgia de aquellos tiempos en los cuales no había lo que luego vino de la mano del trabajo: los hospitales, las escuelas, los caminos.

Sino porque el futuro tiene sentido cuando se tiene orgullo del pasado, cuando hay una misión para cumplir.

Nosotros estamos convencidos que ustedes dos, que son y conocen Neuquén, ya que son de la casa ambos, tanto quien parte hacia un nuevo destino como quien llega a cumplir su misión acá, Vienen cumpliendo misiones y estamos convencidos que las van a seguir cumpliendo las misiones que Dios va a seguir depositando sobre ustedes.

Es un momento en el cual se mezclan las sensaciones pero bien lo dijiste Prechi, tiene que ganar la alegría de nuevos desafíos por emprender el orgullo y la pasión que sentimos como neuquinos de la custodia y el valor de la actitud de servicio que cada integrante del Ejército brinda a diario.

En la sencillez y en la humildad dijiste el objetivo y el desafío de hacer, de la mejor manera posible, la cuestión diaria. En esa humildad y en esa sencillez, nos queremos ver reflejados en el desarrollo de un progreso colectivo para que cada ciudadano, para que cada neuquino y cada argentino tenga la oportunidad del progreso y el desarrollo.

Con Rolando (Figueroa, vicegobernador) formamos parte de una nueva generación, al cual la ciudadanía le ha depositado la expectativa y la confianza de profundizar el camino de los aciertos y de cambiar, allí donde hemos cometido errores, allí donde no hemos llegado con acciones, allí donde no hemos interpretado y quedado no vinculados al sentir y al pensar de nuestra gente.

Y en esa bandera de profundizar nuestros aciertos y corregir los errores, el Ejército es un modelo. Es el formato de valores con el cual nosotros queramos gestionar diariamente, desde nuestros cargos, para cumplir, con esos compromisos asumidos.

El Ejército nos demuestra, diariamente, que en equipo, unidos, juntos como lo dijeron es posible más de la mano de este proceso.

A vos Prechi que partís, sabe que está la puerta abierta para con tu mujer y con tu familia en cualquier momento volver a vivenciar en esta provincia, lo que ha sido la entrega de tu vida.

Y al nuevo comandante, todo nuestro compromiso a profundizar este camino. Hay un ejemplo que surge de estos momentos de extrema adversidad y tensión que vivió la población neuquina, y en la cual, cada uno de ustedes, cada integrante del Ejército, nos dio un claro ejemplo.

Les deseamos a los dos que tengan éxito en su nueva misión, sabiendo que en tu nuevo destino, desde aquí Prechi, te estaremos acompañando. Y al nuevo comandante, las puertas de todo el gobierno estarán abiertas y cada ciudadano a disposición para acompañar y fortalecer este proyecto de desarrollo de Neuquén para la Patria. Muchas gracias.