El presidente del organismo precisó que se inspeccionó el lugar. "El EPAS no es el responsable de las dos instalaciones denunciadas", señaló.

El presidente del Ente Provincial de Agua y Saneamiento (EPAS), Mauro Millán participó hoy de la inspección realizada cerca de las 13 horas, en las instalaciones de redes cloacales en el barrio Huiliches de la ciudad de Neuquén, luego de la denuncia efectuada esta mañana por la subsecretaría de Medio Ambiente de la municipalidad.

Finalizada la recorrida Millán señaló: “Con esta inspección se demuestra que el EPAS no es el responsable de las dos instalaciones denunciadas pero si es importante destacar el trabajo conjunto a fin de detectar estas situaciones para ir subsanandolas y así minimizar la afectación de los cuerpos receptores”.

La inspección se realizó a pedido de la Defensoria del Pueblo en forma conjunta con la subsecretaría de Recursos Hídricos y la subsecretaría de Medio Ambiente, como consecuencia de la denuncia realizada en distintos medios locales, sobre una supuesta instalación cloacal propiedad del EPAS, que estaría conectada y vertiendo efluentes al sistema pluvial, a cargo del municipio.

Como se ha expuesto en reiteradas ocasiones, debido a la ausencia de un sistema pluvioaluvional acorde a las características de la ciudad de Neuquén y al bajo mantenimiento con que se atienden los drenajes pluviales urbanos, es que el EPAS debe cooperar forzosamente con la captación y conducción de los líquidos de lluvia a través de las instalaciones cloacales.

En este sentido, en primer lugar se inspeccionó uno de los sistemas de seguridad o alivio ubicado en la intersección de las calles Pinamar y 12 de Septiembre, que actúan eventualmente en casos de registrarse precipitaciones, es decir, que se ponen en funcionamiento para derivar el agua de lluvias hacia los pluviales.

Es importante destacar que el líquido pluvial no debería ingresar a las instalaciones cloacales en ningún caso y que la instalación arriba mencionada fue activada por última vez durante las tormentas que se registraron con anterioridad en la ciudad. En este punto, durante la inspección las partes acordaron protocolizar con avisos previos lo operación de estos sistemas de seguridad a través de válvulas que se irán ubicando en este tipo de instalaciones.

La inspección prosiguió en el otro punto denunciado por el municipio, en la intersección de las calles San Martín y Violeta Parra en donde se accedió al desagüe pluvial emplazado sobre esta última, y se constató la existencia de una cañería conectada al drenaje, que por su diámetro no se condice con la de una red cloacal secundaria sino con una del tipo domiciliaria.

Asimismo se constató que la cañería en cuestión no corresponde a la red cloacal del EPAS, por lo tanto se trataría de una instalación clandestina razón por la cual el municipio debería actuar de manera inmediata con su clausura a fin de preservar los cuerpos receptores.