Se trata de la escuela 72 del paraje neuquino, que se incendió en diciembre de 2016. El avance de los trabajos es superior al 40 por ciento.

Avanza a buen ritmo la obra de ampliación y refacción de la escuela 72 del paraje Lonco Mula, que se incendió en diciembre pasado. Las reformas tienen un avance del 40,5 por ciento.

El establecimiento se encuentra ubicado en el paraje Lonco Mula, dentro de la jurisdicción de la Corporación Interestadual Pulmarí, en Aluminé. Por tal motivo, los residuos producto de la demolición y retiro de materiales serán trasladados a la localidad de Aluminé.

En virtud del siniestro ocurrido en diciembre de 2016 y de acuerdo con pericias y evaluaciones realizadas por el personal de Bomberos, el establecimiento presentaba una gran afectación tanto ediliciamente como en su equipamiento.

El establecimiento original tenía una superficie de unos 310 metros cuadrados. Tras el siniestro, se realizó una demolición sobre un 66 por ciento de la infraestructura, que incluyó la totalidad de los sanitarios, cocina, depósitos y sala de docentes, entre otros.

La obra, cuyo monto asciende a 16.100.843 pesos, consiste en la recuperación de dos aulas -unos 105 metros cuadrados- para realizar ampliaciones y refacciones, con el objetivo de conectarla a la construcción nueva; lo que implica tareas como retiro de aislación en cubierta, cielorraso, aberturas y recolocación de cubierta.

En virtud del siniestro ocurrido en diciembre de 2016, el establecimiento presentaba una gran afectación tanto ediliciamente como en su equipamiento.

El proyecto continúa con la circulación de las aulas existentes, quedando conformado a partir de una única circulación lineal que comunicará los diferentes sectores. El acceso principal será además el acceso directo al sector SUM, desde el cual se distribuirán las diferentes funciones edilicias.

La ampliación concretará una superficie cubierta de 470 metros cuadrados y semicubierta de 18 metros cuadrados; y contendrá un aula y biblioteca; dirección y archivo; grupo sanitario, sanitarios para personas con movilidad reducida y sanitarios para docentes; cocina y depósitos, circulación y playón exterior. También se realizará la construcción de la vivienda institucional, con una superficie cubierta de 44 metros cuadrados.

El sistema estructural se conformó a nivel de fundación por zapatas corridas céntricas y refuerzos. Las cargas verticales se proyectaron sobre un sistema sismo resistente acorde a las normas Cirsoc según plano, siguiendo, en ambos casos, el lineamiento arquitectónico del edificio existente.