Se trata de la plantación de olivares para producir aceite. Según los organismos técnicos competentes es de “excelente calidad” y podrá ser comercializado a nivel mundial.

El ministro de Desarrollo Territorial, Leandro Bertoya, se refirió al impulso que se ofrece desde la provincia a la producción olivícola. Se trata de plantaciones de olivares para producir aceite de oliva que, según los organismos técnicos competentes, es de “excelente calidad”.

Los estudios llevados a cabo indican que Neuquén es una de las zonas de mayor calidad en su producción dentro de Argentina, lo que pone a la provincia a nivel de los mejores países europeos productores de aceite de oliva.

Olivos (Gentileza)

Al respecto, Bertoya señaló: “Hemos desarrollado esta actividad con mucha expectativa e incertidumbre, en algunos momentos, porque no se sabía qué desarrollo podía tener la plantación de olivos a nivel comercial en nuestro territorio”. “Como primer paso -explicó- hicimos un estudio con el Consejo Federal de Inversiones (CFI) y el INTA (Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria), y ese estudio arrojó excelentes resultados acerca del aceite que producen nuestros olivares”.

El ministro informó que desde el gobierno provincial se han brindado incentivos para impulsar este tipo de producción. “Tierras que se han vendido a un muy buen precio, se ha acompañado a los productores con el tendido de redes eléctricas a costo del Estado provincial y con el sistema de riego. También hubo financiamiento a tasas muy bajas, con un plazo de gracia y de repago muy bueno que permitió que diversas empresas y productores tomen esta producción olivícola”, indicó.

Del mismo modo, expresó: “Estamos muy contentos con esta oportunidad que nos da nuestro clima y nuestro suelo. Hemos construido, a partir de esa calificación que tienen nuestros olivares, líneas de financiamiento en donde estamos en casi 300 hectáreas plantadas en este momento y con proyección en los próximos dos o tres años a duplicar la superficie”.

Esta nueva unidad de negocios “se desarrolla en zonas donde antes no había producción”, explicó Bertoya, complementando “la producción de pera, manzana, frutos de pepita, la producción vitivinícola y de nueces”.

En cuanto a la primera experiencia de comercialización del producto, Bertoya narró que fue en “2008-2009. En este momento se está produciendo a nivel comercial con la instalación en los lugares de venta, como son los supermercados de la ciudad de Neuquén”. Asimismo, destacó que el aceite “se ha presentado en diversos concursos para degustar”.

El ministro expresó sus “expectativas de que cuando entre en plena producción toda esta cantidad de hectáreas que se ha plantado, pueda ser un producto que esté disponible todo el año, porque el consumo que tiene actualmente es superior a la oferta”.

Con respecto a la comercialización, la provincia tiene “un mercado interno insatisfecho de producción de aceite en su territorio, así que es un excelente mercado el neuquino y también es un producto que, por la calidad que tiene, puede ser exportado a cualquier lugar del mundo. Nosotros estamos en las primeras etapas de comercialización y realmente no se da abasto con la demanda que tiene el producto a nivel local”, señaló.

“Hay plantaciones que tienen cuatro o cinco años y otras que se plantaron en el último año, entonces, depende de la zona en donde están ubicadas. Por ejemplo, en Rincón de los Sauces son plantaciones muy nuevas, las plantaciones de Añelo ya se están cosechando con máquinas especialmente traídas para ese fin. Así que tenemos una amplia variedad de posibilidades de comercialización”, concluyó Bertoya.