Funciona desde marzo y fue organizado por la subsecretaría de Seguridad de la provincia para facilitar la reinserción laboral de los internos al momento de recuperar la libertad. 

 

La dirección provincial de Asuntos y Políticas Penitenciarias, dependiente de la subsecretaría de Seguridad, desarrolla desde marzo pasado un taller de carpintería en la Unidad Penitenciaria Nº11. La producción se destina a instituciones de la provincia.

Del taller participan 30 internos, quienes dedican 20 horas semanales para fabricar sillas, banquetas, mesas de ping pong y otros muebles que luego son distribuidos en hogares de menores y en los talleres de las unidades de detención.

La materia prima, herramientas y maquinarias son aportadas por la dirección provincial.

Desde el organismo destacaron que la actividad fue organizada “ante la necesidad de redefinir y reinterpretar el trabajo como elemento esencial del ideal resocializador en el contexto de encierro, asegurando la inclusión laboral definitiva de las personas participantes del programa”.