Se sugiere una buena ventilación de los ambientes; instalar estufas de tiro balanceado, no arrojar plásticos, gomas o metales al fuego; no instalar termotanques en el baño; entre otros.

El ministerio de Salud de la provincia emitió algunas recomendaciones para evitar intoxicaciones con monóxido de carbono. En este sentido, se recordó que la inhalación de este gas tóxico es una de las principales causas de muerte por envenenamiento a nivel mundial, situación a la que Argentina no es ajena.

Desde el departamento de Salud Ambiental destacaron que la mayoría de los casos son prevenibles y evitables si se mantienen ciertos recaudos a la hora de calefaccionarse.

Las principales causas de las intoxicaciones por monóxido de carbono (CO) son el uso de artefactos de gas defectuosos o mal instalados, las fuentes de calefacción en ambientes que no están bien ventilados, la exposición a gases de motor en ambientes cerrados y la inhalación de humo en el transcurso de incendios.

El CO es un gas tóxico menos denso que el aire y que se dispersa con facilidad. A su alta toxicidad se suma la peligrosidad de pasar desapercibido por ser inodoro, incoloro y no irritar las mucosas. Por ese motivo, la medida más efectiva para evitar accidentes es la buena ventilación de los ambientes.

Además, se recomienda instalar estufas de tiro balanceado; evitar las infrarrojas, catalíticas y braseros y en caso de usarlas apagarlas siempre antes de irse a dormir; no arrojar al fuego plásticos, goma o metales; no instalar termotanques en el baño; controlar anualmente los artefactos con un gasista matriculado; no encender motores a combustión en lugares cerrados; y no calentar el hogar con el horno o las hornallas.

Es importante tener en cuenta los síntomas que se presentan cuando se produce una intoxicación con monóxido de carbono. Estos pueden ser: dolor de cabeza, mareos, visión borrosa, zumbido en los oídos, dificultad para concentrarse, náuseas, problemas para respirar, convulsiones, debilidad, dolor muscular y desmayos.

Ante una eventualidad de este tipo se debe pedir ayuda de inmediato, retirar urgente a la persona a un lugar ventilado y abrir puertas y ventanas. En todos los casos hay que concurrir al centro asistencial más cercano, ya que el tratamiento adecuado evita complicaciones y secuelas que pueden aparecer varias semanas o meses después. El número para emergencias médicas es el 107, mientras que el de Bomberos es el 100 y el de la Policía el 101.

Algunos datos

Según el departamento de Análisis Epidemiológico, durante el 2017 hubo 238 casos de intoxicación por CO notificados en toda la provincia (250 casos en 2016 y 175 en 2015). En lo que va del 2018 se notificaron 67 casos.