Se realizó ayer como parte del proceso de elaboración del Plan Ambiental Turístico-Recreativo de la península del Lago Ezequiel Ramos Mexía. Participaron autoridades y pobladores locales, técnicos y funcionarios de la provincia.

Con la participación de autoridades y representantes de instituciones locales, se llevó a cabo ayer en Picún Leufú el segundo taller del Plan Ambiental Turístico-recreativo de la península del Lago Ezequiel Ramos Mexía. Fue coordinado por el equipo de consultores de la Universidad Nacional del Comahue (UNCo) que tiene a su cargo la elaboración de este plan.

Permitió validar las propuestas definidas en el taller anterior, identificar nuevas y priorizarlas, a fin de conformar una agenda de corto, mediano y largo plazo que sirva como insumo fundamental para alcanzar el objetivo de contar con una herramienta de planificación ambiental que contribuya a definir y caracterizar el mejor uso de la infraestructura y el espacio, organizando el área a través de instrumentos de administración pública.

La realización de este plan fue requerida por las autoridades municipales al gobierno provincial. Surgió como una prioridad al momento de elaborar la agenda de desarrollo local junto con la secretaría de Planificación y Acción para el Desarrollo-COPADE.

Desde ese organismo provincial se gestionó una asistencia técnica del Consejo Federal de Inversiones (CFI) para convocar al equipo consultor que lleve adelante este proceso de planificación. Se eligió hacerlo con profesionales de la casa de altos estudios por lo cual interviene también la Fundación de la Universidad Nacional del Comahue para el Desarrollo Regional (Funyder). Tanto el COPADE como la subsecretaría de Turismo ofician de contrapartes.

Técnicos de estos dos organismos participaron del taller realizado ayer en el Salón de los Abuelos de Picún Leufú, donde estuvieron presentes el intendente Carlos Castelblanco, integrantes de su gabinete y concejales. También asistió la directora provincial de Patrimonio Cultural, Claudia Della Negra, quien expuso sobre las huellas de dinosaurio que se relevaron en el área y destacó la importancia de tener en cuenta esta situación, así como otros recursos históricos, arqueológicos y paleontológicos locales y de la zona, para su puesta en valor y consideración en el marco de la propuesta de desarrollo turístico-recreativo y sustentable de la península.

En pequeños grupos los participantes del taller analizaron las propuestas definidas en el encuentro anterior y propusieron otras, referidas a infraestructura de servicios, actividades posibles de desarrollar en el sector, forestación y riego y señalética. Analizaron en particular qué debería hacerse en cada ítem, de qué manera, con qué actores sociales involucrados y mediante qué recursos. También plantearon cuestiones inherentes a la viabilidad (técnica, económica y legal) de esas propuestas y al finalizar propusieron plazos de ejecución. Al término de la jornada se pusieron en común todos estos aportes y los consultores tomaron nota de cada uno de ellos para avanzar en el informe final que deberá ser presentado al CFI.