Se trata de beneficios contemplados en la Ley Nº2482/2606, que tiene como objetivo mantener e incrementar la actividad forestal en la provincia.

El ministerio de Producción e Industria, a través de la subsecretaría de Producción, informa que se desembolsaron 1,5 millón de pesos en concepto de planes contemplados en el Régimen de Incentivos Forestales (Ley Provincial Nº2482/2606). Los beneficiarios son tres productores privados y una comunidad mapuche.

La comunidad mapuche Atreico de Junín de los Andes recibió fondos por la ejecución de los planes de plantación y manejo, en tanto que productores privados de San Martín de los Andes, Junín de los Andes y Aluminé contaron con beneficios para planes de manejo.

A través de este instrumento, se busca mantener e incrementar la actividad forestal en la provincia, otorgándose aportes por plantas colocadas en plantaciones comerciales o de protección en forma de macizos o cortina, alambrados construidos, poda y raleo.

Los beneficiarios son pequeños, medianos y grandes productores, municipios, comisiones de fomento, organizaciones rurales y comunidades mapuche.

La ejecución de esta ley involucra un trabajo coordinado entre el ministerio de Producción e Industria, como autoridad de aplicación, y el Instituto Autárquico de Desarrollo Productivo (IADEP), como agente financiero.

Se destacó la importancia de la realización de pagos periódicos de estos subsidios, ya que esto activa la cadena de tareas de plantación y el manejo, mecanismo que asegura la continua disponibilidad de madera en cantidad y calidad para la industria neuquina.

Sobre los incentivos

El Régimen de Subsidio para Implantación de Forestaciones de Pequeños Productores abarca a pequeños productores; la provisión de plantas se realizará a través de los viveros provinciales. Se contemplan aportes para la construcción del alambrado, en tanto que la mano de obra es aportada por los propios beneficiarios.

En el caso del Régimen de Subsidio para la Implantación de Forestaciones de Medianos y Grandes Forestadores implica que el aporte se debe destinar a la adquisición de las plantas y al costo de la mano de obra de plantación.

En tanto que el Régimen de Promoción para el Subsidio de Implantación de Forestaciones Comunitarias es para las forestaciones comunitarias (comunidades mapuches, municipios, comisiones de fomento, asociaciones de productores) los aportes están destinados a pagar la mano de obra de plantación y de colocación del alambrado, la adquisición de materiales para alambrar, al tiempo que las plantas también son donadas desde los viveros provinciales.

Las mencionadas leyes buscan impulsar también las tareas de poda y raleo (manejo silvícola de plantaciones), con el objetivo de mantener los bosques en condiciones sanitarias y de crecimiento óptimas; y que los árboles cuenten con cantidad y calidad de madera.

Asimismo, está vigente el Régimen de Subsidio para el Manejo de Plantaciones Forestales Implantadas destinado a productores forestales con plantaciones que requieran ser intervenidas en tareas de poda y/o raleo, otorgándose un aporte no reintegrable por hectárea para cubrir los costos de estas labores.