El objetivo es la digitalización de la cartera. Se trata de un ambicioso proyecto destinado al ciudadano que, por su complejidad, debe transitar distintas etapas y que involucra tanto a los municipios como a los profesionales intervinientes. 

 

Desde la dirección provincial Catastro e Información Territorial se realizaron intensas tareas de capacitación y de asistencia técnica y tecnológica en las oficinas técnicas de los distintos municipios de la provincia.

Estas capacitaciones enlazan con las iniciadas en 2016, dirigidas a escribanos y agrimensores de la provincia. Se busca consolidar un sistema moderno acorde a la demanda de estos tiempos.

Para lograr ese objetivo, se destaca la implementación del sistema mediante el cual se informatizó el trámite de Certificado Catastral, que posibilitó la articulación y el cruce de datos destinados a mejorar la gestión pública y su interacción con el ciudadano, y los mecanismos de automatización dirigidos a que la certificación pueda obtenerse online y sin necesidad de concurrir a las oficinas de Catastro.

La gestión se enfocó en programas dirigidos a los municipios de manera que las distintas localidades estén en condiciones de incorporarse al sistema, reduciendo los trámites presenciales.

Durante 2017 se trabajó específicamente en la capacitación para operar el sistema de gestión catastral, denominado Infraestructura Territorial Catastral (ITC), tanto para tareas de carga de datos como consulta de información gráfica y alfanumérica.

De esta manera los agentes municipales podrán acceder a las herramientas que les permiten consultar y descargar información inmobiliaria de la jurisdicción correspondiente -valuaciones fiscales, planos de mensura, titulares, etc.- y, simultáneamente, cargar en la base de datos catastral la información inmobiliaria que se genera en su ámbito.

Aluminé, Andacollo, Añelo, Barrancas, Buta Ranquil, Caviahue-Copahue, Centenario, Chos Malal, Cutral Co, Huinganco, Junín de los Andes, Las Lajas, Las Ovejas, Mariano Moreno, Neuquén, Paso Aguerre, Picún Leufú, Piedra del Águila, Plaza Huincul, Plottier, Rincón de los Sauces, San Martín de los Andes, Senillosa, Taquimilán, Villa El Chocón, Villa La Angostura, Villa Pehuenia y Vista Alegre son algunos de los municipios que se sumaron a la iniciativa, enviando a sus agentes para su capacitación. El Cholar, El Huecú, Loncopué, San Patricio del Chañar y Zapala por diversos motivos no pudieron estar presentes y son asistidos en las oficinas locales.

Otra tarea de importancia realizada en los municipios es la monumentación y medición de redes de puntos fijos con coordenadas geográficas, lo cual posibilita la Georreferenciación en un marco de referencia único de los objetos geográficos que resulten necesarios.

Como resultado de la gestión hasta la fecha -y en el término de un año- se incorporaron 158.805 metros cuadrados de edificación, y están en proceso de incorporación 190.000 metros cuadrados adicionales. Corresponden a 20 municipios, y totalizan aproximadamente un 20 por ciento de las superficies edificadas sin declarar en el Catastro.

El trabajo de articulación incluyó tareas de asistencia en los municipios de Plottier, Villa El Chocón, San Martín de los Andes, Aluminé, Villa Pehuenia, Andacollo, San Patricio del Chañar, Añelo, Chos Malal, Tricao Malal, El Cholar, Taquimilán, Picún Leufú y Piedra del Águila. Se realizó tanto en reuniones con los intendentes, a los que se les explicó el proyecto, como a través de la utilización de un dron con el que se procedió al relevamiento catastral y, en algunos casos, con el armado e instalación de los servidores -que aportó Catastro- y la transferencia de las bases de datos.

Para el director provincial de Catastro, Hugo Gatica lo más importante, además de las superficies construidas, fue “la consolidación del modelo de gestión por colaboración que implica romper la inercia de una enorme rueda burocrática, para invertirla -en un sentido federal- dentro de la propia provincia”.

“Estamos cambiando una forma centralista de trabajo en la que la provincia realizaba tanto las tareas que les son propias como las que, por ley, les competen también a los municipios. El beneficio tiene que ver con un uso eficiente de los recursos del Estado tanto municipales como provinciales, minimizando posibles errores de carga al evitar los dobles ingresos, obtener mayor eficacia en la actualización de datos y, lo que se destaca, que es el fortalecimiento institucional de los municipios”, concluyó el funcionario.

Firma digital

Otro tema de fundamental importancia respecto de acciones desarrolladas por el catastro provincial, es la aplicación de firma digital de manera gradual en los trámites que se realizan. En una primera instancia se dotó a la emisión de Certificados Catastrales de la misma, lo cual posibilita que estos documentos sean enviados a los solicitantes por medios electrónicos, evitando traslados, demoras, papeles y afectación de recursos humanos del Estado.

Se trata de documentación demandada por profesionales del notariado en su gran mayoría, pues el marco normativo vigente exige su presentación, por ejemplo, en casos de transmisión del derecho de dominio o transacciones inmobiliarias.

El próximo documento a tramitar de este modo será la Verificación de Subsistencia de Estados Parcelarios que realizan profesionales de la Agrimensura, un documento requerido cuando la información catastral es mayor a tres años y que permite determinar que el estado y límites de un lote se ajustan a las especificaciones. En este caso la aplicación de la firma digital resultará tanto para los documentos registrados que emita el catastro como para la documentación que ante él presenten los Agrimensores.